ELECCIONES 2004

Maragall proclama que el triunfo del PSOE abre una "nueva etapa" para Cataluña

La victoria de José Luis Rodriguez Zapatero representa el "tercer" capítulo del cambio político en España tras las elecciones municipales y las autonómicas catalanas. Y ese cambio permitirá, según proclamó ayer el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, inaugurar una "nueva etapa para Cataluña" en sus relaciones con el Gobierno central. "Hay que rehacer la lealtad entre el Gobierno de España y el Gobierno de la Generalitat", señaló en una comparecencia informativa para exponer la "opinión" del Ejecutivo catalán respecto al triunfo socialista.

Maragall se mostró convencido de que el Gobierno de Zapatero importará la "manera de gobernar" del tripartito catalán, lo que, en su opinión, "pondrá fin" a la basada en "intentar enfrentar territorios". "Habrá que volver a aprender a dialogar y respetar las diferencias", así como "rehacer los consensos básicos entre el Gobierno de España y el de la Generalitat, y reconstruirlos para la articulación de la España plural", manifestó.

Aunque el presidente dijo preferir un Gobierno central similar en su composición al catalán, precisó que la voluntad del próximo presidente del Gobierno es ampliar sus apoyos parlamentarios a otras formaciones políticas. "Si se planteara sólo el tripartito, nos quedaríamos cortos", puntualizó.

Para Maragall, la contundente derrota del Partido Popular no se produjo solamente como reacción a los atentados de Madrid, sino por la "manipulación informativa" del Gobierno y "el resugir de la memoria colectiva" tras episodios como la huelga general, el Prestige y la guerra de Irak, "que se ha hecho presente en un momento decisivo".

Respecto al Plan Hidrológico Nacional y el previsto trasvase del Ebro, Maragall señaló que desde Cataluña ya se da "por acabado".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS