Reportaje:

Laura Restrepo se encuentra con sus lectores

La autora, premio Alfaguara 2004, conversa con Daniel Samper sobre su novela 'Delirio' en el Círculo de Bellas Artes

Laura Restrepo (Bogotá, 1950) cuenta que el título de Delirio siempre fue sólo Delirio. Una única palabra le bastaba para enunciar el drama de la demencia, la historia de locura de su protagonista, Agustina Londoño. Una locura que, según la escritora, es el territorio "propio y peculiar que Agustina construye para intentar la supervivencia emocional". Restrepo presentó anoche, en el teatro del Círculo de Bellas Artes, el libro, ganador del VII Premio Alfaguara de Novela. Junto al también colombiano Daniel Samper (miembro del jurado que eligió la novela entre 635 candidatas) y tras la larga jornada del día anterior, en la que se celebró la entrega y la fiesta del premio, Restrepo finalmente se encontró con su público en Madrid.

"La locura devora la vida de quien la padece y quien la rodea", afirmó ayer la escritora colombiana

Fue un diálogo cómplice sobre literatura, política y cultura entre dos amigos ("por respeto al público nos trataremos de tú y no de usted como se hace en nuestro país", advirtió Samper) y ex cuñados. "Mis hermanos han sido muy malos maridos", bromeó el presentador.

Samper leyó nada más empezar el primer párrafo de la novela. Un párrafo que, según él, fue definitivo para seducir al jurado del Premio Alfaguara: "Supe que había sucedido algo irreparable en el momento en que un hombre me abrió la puerta de esa habitación del hotel y vi a mi mujer sentada al fondo mirando por la ventana de muy extraña manera". "Es una habitación" explicó el presentador, "donde un hombre se encuentra a su mujer tras un viaje de trabajo. Al regresar, ella está totalmente loca. La novela es la historia de la indagación desesperada de este hombre, que quiere saber qué ha pasado para que su mujer esté así".

La historia de una mujer que, acosada por la violencia diaria, pierde la razón es, según ha escrito Samper, "una historia de vida corriente en cuyo telón trasero parpadean las sombras de la violencia y la corrupción. Ellas son más que todo una metáfora del escenario principal, que cuenta una historia de locura, amor y dolor".

"La locura no es poética", dijo ayer Laura Restrepo. "La locura devora la vida de quien la padece y quien la rodea. En esta novela, un hombre pierde la cabeza por una mujer perdida. El que está loco por una loca también está loco". Laura Restrepo explicó que para esta voz de su novela (una de las cuatro que utiliza) "luchó especialmente. Quería que fuera bueno pero no bobo. Es curioso, pero hoy no tenemos el lenguaje para describir la bondad. Nos cuesta mucho menos crear un personaje cínico". La escritora contó que fue una novela de Álvaro Mutis, La muerte al estratega, la que le dio la clave para el tono de la historia de amor que quería contar.

Laura Restrepo explica que con Delirio ha querido mostrar el nexo entre el caos "externo, el de la calle, el histórico, y su traducción interna en peculiares mecanismos mentales. Creo que los colombianos hemos escrito ya bastante sobre la película de vaqueros en que andamos montados, pero poco de cómo nos ha afectado el alma y el corazón". "Me duele", dijo ayer en una entrevista por la tarde, "que se vean los problemas colombianos como algo propio nuestro, que tiene que ver con nuestra peculiar naturaleza humana, cuando en realidad se trata de una expresión particularmente crítica de problemas que se dan a nivel mundial y que exigen una respuesta democrática, pacífica, humanística y global".

Ayer, entre el público que acudió a escucharla al Círculo de Bellas Artes estaba el presidente del jurado del Alfaguara, José Saramago; Emiliano Martínez (presidente de Santillana), Isabel de Polanco (consejera delegada); Juan González (director general), la editora Amaya Elezcano y Juan Cruz. También estaba su amiga Lola López Mondéjar, directora del Festival La Mar de Letras. "Hace dos años invitamos a Laura. Había leído su obra Leopardo al sol y me encantó", contó López Mondéjar. "Colombia era el país invitado en aquella ocasión y, aunque era entonces una desconocida, lo que había leído de ella me había entusiasmado. Me gusta mucho su lenguaje, su prosa clara y muy lírica al mismo tiempo. Es una gran escritora y sus novelas son magistrales por la trama y la prosa. Ella es, antes que nada, una gran escritora".

Restrepo, antes de escribir ficción, se dedicó durante 20 años a la política y al periodismo, y en sus novelas ha seguido dándole protagonismo a esas dos grandes pasiones de su vida. La autora de Delirio ha dicho: "Si Colombia ha sido mi obsesión es porque allí vivo, allí investigo, y de allí es mi gente, allí se hace hombre mi hijo. Lo que allí ocurre me incumbe hasta la médula. Colombia es un territorio difícil pero fascinante para un escritor. Atravesamos un periodo de tierra arrasada y de desplome que exige que la vida sea inventada de nuevo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS