Entrevista:BÁRBARA DÜHRKOP | Candidata del PSOE al Parlamento de Estrasburgo | Elecciones Europeas

"Los socialistas impulsamos la condena a ETA desde Europa antes que el PP"

Bárbara Dührkop (Hannover, 1945) es de los pocos candidatos que se sienta en el escaño europeo desde 1987. Viuda del dirigente socialista vasco Enrique Casas, asesinado por ETA en 1984, Dührkop relata con pasión su trabajo político en Europa.

Pregunta. Es usted una veterana, la única mujer que sigue en el grupo socialista desde que España eligió sus primeros europarlamentarios.

Respuesta. Soy la única que queda de entonces, una época en que en el grupo socialista éramos seis o siete mujeres frente a 28 hombres. Con todo, el Parlamento europeo, comparado con los nacionales, registraba la cuota mayor de mujeres. Eso se debía a que entonces, en 1987, los nórdicos ya tenían casi la paridad frente a naciones que no tenían nada. Ahora, la media de los Quince ha sido de un 34% de europarlamentarias y los socialistas, hemos alcanzado el 43% en la lista actual, mientras otros van como los cangrejos: el PP tiene el 27% de mujeres y ha retrocedido muchísimo.

"Estoy indignada con Mayor Oreja porque las víctimas no somos patrimonio de nadie"
"La Constitución europea establece que las fronteras de la UE son inamovibles"

P. ¿Cómo ve su trabajo desde la perspectiva de estos años?

R. El europeo es un Parlamento donde no das abasto si quieres trabajar, pero también puedes pasar desapercibido, porque es tan grande,que tú mismo tienes que autocrearte el trabajo. Yo entré hace 17 años en la Comisión de Cultura y Educación y ahora estoy en la de Presupuestos. Quizás lo difícil es saber cómo hacer de correa de transmisión entre el Parlamento europeo y tu propio país. Allí sigue siendo una preocupación cómo llegar al ciudadano, hacerle sentirse implicado.

P. Eso explica el miedo a la abstención que transmiten.

R. La abstención es un problema, y no sólo de España, ya lo hemos visto. Creo que también se deriva del seguimiento que hacen los medios de comunicación, que solo prestan atención a los asuntos conflictivos.

P. La aprobación de una Constitución es importantísima y no está ilusionando al ciudadano.

R. Es que, aunque el método seguido para hacer el texto era innovador, sólo ha trascendido cuando se producía un bloqueo o un problema. Pero creo que deberíamos haber hecho una campaña institucional explicando los beneficios que aporta.

P. Explíquela brevemente.

R. La Constitución es la culminación de un proceso necesario, porque hemos ido ampliando la Unión sin crear los instrumentos para poder manejarla. Es el manual institucional y la acción de convivencia entre los 25 Estados miembros, pero también entre 450 millones de ciudadanos.

P. ¿No temen que la ampliación genere tensiones fuertes por intereses contrapuestos?

R. La ampliación va a requerir muchísima solidaridad y generosidad. Cuando entramos España y Portugal, estábamos en el 66% del promedio del PIB de los diez de aquel entonces y recibimos fondos de cohesión importantístimos. Los que entran ahora están en el 44% del promedio del PIB, lo cual exigirá redistribuir mucho los fondos.

P. Otro punto frágil de la UE es la representación de las regiones.

R. Hay que partir de una base ideológica. Si no aceptamos que Euskadi es un Estado, su reivindicación es inviable, y si Euskadi es España, ya es como tal miembro de la UE. Dicho esto, creemos que hay muchas fórmulas de involucrarlas en Europa; por ejemplo, el modelo federal alemán.

P. Tal y como está formulado el plan Ibarretxe, ¿es compatible?.

R. Es incompatible. En el hipotético caso de que Euskadi se independizara, siempre por medios democráticos, saldría de la Unión. El País Vasco pertenece a Europa porque forma parte de España y si dejara de serlo, y eso es lo que dice Ibarretxe sobre un Estado asociado, sólo quedaría el Estado español como miembro de la UE. Euskadi tendría que negociar su entrada en la Unión. Esta resolución se ha dado a través de la Constitución, que establece que las fronteras son inamovibles.

P. ¿Qué le pareció el primer debate electoral entre Jaime Mayor y Josep Borrell?

R. Un debate sin espontaneidad. Hay que intentar no medir tanto el tiempo. Además, Mayor Oreja es monotemático: tiene dos emes y una te: "manipulación, mentira y terrorismo". Con el terrorismo se nota que se sabe el tema. Yo estoy indignada: las víctimas del terrorismo no somos patrimonio de nadie. Que se nos respete y se nos tenga en cuenta, pero que no se nos manipule así.

P. Pero el PP han impulsado el reconocimiento de las víctimas y la condena de ETA en el Parlamento europeo.

R. No. Se olvida que, de todas las condenas a ETA que ha habido en el Parlamento europeo, las primeras las impulsamos Ana Miranda y yo en 1987, tras Hipercor. Ahora la sociedad ha evolucionado y las víctimas hemos dejado de ser apestados. Además, como en Europa no tenían terrorismo, relacionaban a ETA con Franco y la liberación, mientras los socialistas teníamos que hacer una labor didáctica para contrarrestar esta tendencia. Ahora eso ha cambiado y se condena sin paliativos. Pero los socialistas conseguimos que la presidencia del Parlamento europeo hiciera una condena institucional antes que el PP.

P. Sin embargo, esa no es la percepción social.

R. Es que ellos han hecho bandera sólo de esto y lo han vendido muy bien mientras han estado en el poder. También hay que recordar que movimientos como Basta Ya no existían entonces y éramos mucho más unipersonales luchando. Pero todavía me acuerdo de la batalla que tuvimos Ana Miranda y yo con Josu Jon Imaz, entonces europarlamentario, porque se negaba a que se mencionara en una condena a quienes apoyan al terrorismo. La sacamos adelante con el apoyo del PP. Que hagan un poco de reconocimiento, porque todos esos años de plomo los hemos trabajado duramente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS