Reportaje:

'Las Águilas Negras'

Un club que trabaja bien su cantera y que es el tercero del país por títulos

Hasta Giuseppe Meazza dirigió al Besiktas una temporada en los años 40. Su banquillo ha acogido inquilinos del más variado pelaje y muy pocos turcos. Técnicos cuya cotización está en declive, como el galés John Toshack, célebres ex jugadores como el alemán Hans Peter Briegel, un italiano bohemio como Nevio Scala o tratamundos como el alemán Christoph Daum o el rumano Mircea Lucescu.

Fundado en 1903 como sociedad polideportiva, el Besiktas Jimnastik Kulübü es el tercer club de Turquía en títulos, tras el Galatasaray y el Fenerbahçe, los otros dos de Estambul, con los que mantiene una apasionada rivalidad. En 1932 se jugaba la Liga en un partido precisamente contra el Fenerbahçe. Un día antes había fallecido Seref Bay, uno de los primeros capitanes y fundador del equipo. Sus jugadores llevaron aquel día un uniforme completamente negro en señal de luto. No ganaron, pero su ardor ofensivo quedó convertido en leyenda. Desde entonces se les conoce como Las Águilas Negras. Ahora una imponente estatua que representa al ave rapaz domina su moderno centro de entrenamiento. Su trabajo con la cantera se considera modélico.

Más información
"Es una aventura que me apetecía"

Esta temporada fue eliminado en la primera fase de la Liga de Campeones, aunque consiguió derrotar al Chelsea en Stamford Bridge. Después cayó ante el Valencia en los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA, pero en su Liga acabó el tercero, lo que le da derecho a disputar de nuevo esta competición.

Los resultados, peores de lo esperado, se llevaron por delante a Lucescu, que había ganado la Liga anterior, y también al presidente, Sergar Bilgili, sustituido hace unas semanas por Yildirim Demiroren, rico propietario de una compañía de gas que ha prometido un ambicioso proyecto que incluye fuertes inversiones en fichajes importantes. De momento, el Besiktas ya tiene jugadores de cierto pedigrí, como el portero colombiano Córdoba, el central brasileño Zago o el goleador egipcio Hassan. Junto a ellos figuran dos rumanos, el habilidoso Pancu y el ex valencianista Ilie. Su delantero Mansiz, que brilló con Turquía en el pasado Mundial, es el futbolista más querido por sus hinchas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS