FÓRUM DE BARCELONA | Observatorio
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Enciclopedia de la diversidad

Tomado en su conjunto, el Fórum 2004 viene a ser como una enciclopedia. Ofrece al visitante la oportunidad de aprender a discreción poco o mucho, casi todo o casi nada de lo que hoy conocemos sobre diversidad cultural, paz y sostenibilidad. En cierto modo, es un self-service cultural: según la cantidad de hambre y el nivel de exigencia de cada comensal las visitas resultarán más o menos provechosas. Así, podemos saber, por ejemplo, que las enseñanzas de Confucio (El naixement de l'humanisme a la Xina, en Caixafòrum) se basaban en las seis artes nobles que debía cultivar el "hombre de bien" y que le habilitaban para el ejercicio del gobierno.

En Occidente fue Marciano Capel.la quien, en el siglo V, reunió por primera vez en nueve libros las siete ciencias de que se componía entonces todo saber humano. Y en el XVI, Rabelais tomó prestado de Plutarco el concepto de "en kyklói paideia", aplicado a una educación capaz todavía de abarcar el círculo entero de los conocimientos humanos.

Los organizadores del Fórum no son los enciclopedistas de hoy, aunque también han sufrido, como aquellos burgueses franceses del XVIII, atrevidos y visionarios, la incomprensión y la animadversión de algunos sectores de la inteligencia patria. Por motivos muy distintos, ciertamente.

Pero deberíamos ser capaces al menos de emular a Diderot, para quien la enciclopedia fue mucho más que un método para formar e informar y se convirtió en la mejor excusa para la polémica ideológica y el activismo cultural. Hasta el punto de que su rechazo de la autoridad y de la tradición, en nombre del progreso, le valió dos prohibiciones a su obra. ¡Quién iba a decirme a mí que acabaría haciendo de madame de Pompadour!

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS