FONDO DE OJO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Mitos

El mundo de la cultura puede estar de enhorabuena. Parece que dos grandes editoriales se han unido para crear una tercera que se dedicará en exclusiva a enaltecer los logros de aquellos personajes que se han convertido en espejo donde mirarnos y ver reflejadas nuestras virtudes. Las distintas realezas, la muy conspicua alta sociedad, los actores, deportistas, desfiladores y demás famosos en virtud de sus nunca bien ponderadas actividades, se nos van a ofrecer a todo color con el fin de que imitemos sus actuaciones o palidezcamos de envidia ante la magnitud de los logros por ellos conseguidos.

Por supuesto nada hay que objetar a la iniciativa empresarial, que será sin duda modelo de explotación económica y planificación comercial a la vista de la importancia y solvencia de los accionistas que unen sus fuerzas para lograr el empeño; pero parece buena ocasión para volver a reflexionar por enésima y penúltima vez sobre la creación de mitos que unen a su condición de falsos la de insignificantes. Lo habitual en los mitos conocidos hasta hace pocas fechas es que uniesen algunas cualidades a una gran lejanía física, y así las estrellas cinematográficas de Hollywood no solo podían ser grandes intérpretes sino que nos desarmaban con aquello de vivir en lejanas y millonarias tierras, donde ostentosamente se manifestaba el lujo y se producía la ensoñación. Por ello, cuando la virtud interpretativa se nos mostraba en la cercana meseta -pongamos los casos de Paco Rabal o Fernando Fernán Gómez- los personajes se tornaban en admirables pero no míticos.

Pero he aquí que de un tiempo a esta parte a cualquier persona se la mitifica sin que le adorne ninguna de aquellas cualidades que, aunque exageradas por los medios y los creyentes, adornaban a los anteriores y justificaban de alguna manera su imitación. Y para mayor sorpresa sin que medie mayor distancia que un cruce de la calle entre el mito y el mitificador, que pese a conocer la falta de virtudes que adornaba al vecino hasta hace pocas fechas, y estar al corriente de su biografía de los últimos años, no duda en convertirlo en objeto de sus pasiones y lanzarse como poseso ante la pantalla de televisión o la revista ilustrada para ver aquello que hace dos días se le ofrecía en todo momento abriendo las puertas del balcón.

Nuestro subconsciente acierta a adivinar que sólo de esta manera conseguiremos, en un plis-plas, convertirnos nosotros mismos en el mito que anhelamos.

Y que la nueva revista nos consagre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS