Instituciones Penitenciarias confirma que la cárcel de Morón seguirá adelante

Gallizo argumenta que ya se han iniciado las expropiaciones

La directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, afirmó ayer que la nueva cárcel prevista para Morón de la Frontera seguirá adelante, debido a la masificación de las cárceles andaluzas y a que lleva un año de tramitación y ya han comenzado las expropiaciones. Gallizo agregó: "Yo he heredado unos compromisos de la Administración anterior e ignorarlos sería retrasar la construcción de centros y no evitar la masificación".

Gallizo, que visitó el Centro Penitenciario de Alcalá de Guadaíra para comprobar las necesidades de las 153 internas, explicó que el caso de Morón está en proceso de terminar las expropiaciones y de redactar el plan de urbanización. Respecto a la reinserción, dijo que es necesario coordinar las actuaciones de Instituciones Penitenciarias con las de otras administraciones, para que las personas que salgan de la cárcel y que hayan estado llevando a cabo, por ejemplo, un programa de deshabituación de drogas "no vuelvan a delinquir y no salgan por una puerta y entren por la otra".

En este sentido y también para prevenir la masificación, hizo referencia a la "necesaria construcción" en Andalucía de Centros de Inserción para que puedan acudir personas que estén cumpliendo la última parte de sus condenas y que tengan pronóstico favorable avalado por los profesionales y por el juez, y afirmó que se acaba de inaugurar uno en Jerez y antes de fin de año se abrirá otro en Córdoba.

Otra medida que Instituciones Penitenciarias tomará en cuenta para acabar con la superpoblación de las cárceles es la utilización de avances tecnológicos, como las pulseras, que permiten localizar a la persona que tenga privación de su libertad para que ésta pueda cumplir su pena en su propio domicilio, siempre que las juntas de tratamiento y los jueces lo determinen adecuado.

Mercedes Gallizo explicó que nunca había estado en el centro de Alcalá y que, dentro de su programa, le da "mucha importancia a conocer de primera mano las instalaciones, a la directiva, a los profesionales y a los reclusos de todas las cárceles de España". "He visto un centro en el que el equipo directivo y de trabajadores optimizan los recursos y aprovechan los propios talleres que dan trabajo a las internas para mejorarlo", consideró, y destacó que "lo mejor es que no he visto a nadie en los patios", ya que "la cárcel de mujeres cuenta con talleres productivos y de formación para que se labren una vida distinta a la que las trajo aquí".

Además, destacó que "se ha intentado que sea lo menos carcelario posible", algo que han conseguido las internas con su trabajo, algo "muy importante porque para estar todo el día encerrado en un recinto es necesario que éste reúna condiciones de habitabilidad".

Sobre la polémica creada en la barriada de Torreblanca por la construcción de un centro de inserción, afirmó que "como aún no está diseñado, queremos llegar a un acuerdo con las instituciones para que no sean conflictivos y que sean aceptados por el entorno", aunque apuntó que existe "una visión distorsionada de lo que suponen".

Por último Gallizo, que visitó la cárcel acompañada por su directora, Concepción Yagüe, dijo que "durante mucho tiempo no se ha gastado mucho dinero en mejorar las condiciones ni las dotaciones de personal de los centros penitenciarios españoles".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS