Solbes desvela que los gastos ocultos elevarán el déficit en 6.140 millones

El Gobierno aprueba el Plan de Transparencia para aflorar las cuentas

El Plan de Transparencia que ayer presentó al Consejo de Ministros el vicepresidente segundo y titular de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, desvela una serie de partidas cuyos gastos eran desconocidos hasta la fecha y que ponen en riesgo el cumplimiento de los objetivos de déficit público para los próximos años. Este ejercicio, en concreto, el impacto reconocido será de 6.140 millones de euros, lo que supone un déficit añadido del 0,78% del PIB. El déficit del Estado en 2004 se elevaría así del 0,4% previsto al 1,2%.

Más información
Ajuste de cuentas

A punto de cumplir los 100 primeros días, el Gobierno del PSOE pone en marcha la Operación Transparencia. El plan fue explicado ayer al resto del Ejecutivo por Pedro Solbes, quien en su etapa de comisario tuvo que aprobar las cuentas del Gobierno del PP y ahora se ha encontrado con una serie de operaciones cuyo gasto total podría superar los 30.000 millones de euros y que no están contabilizados en las cuentas del Estado. El ex ministro de Hacienda del PP, Cristóbal Montoro, contestó que las partidas a las que se refiere Solbes ya estaban reflejadas en los Presupuestos y que el PSOE no sabe controlar el déficit.

Los 6.140 millones que, según Economía, elevarán el déficit se deben a ajustes no incluidos por el anterior Gobierno, además del pago de la deuda de Andalucía, la reclasificación de la de RTVE y un aval del Estado al crédito a Argentina. A ello se añadirán en años futuros partidas que acarrean riesgo (5.600 millones de deuda de Renfe; 6.300 millones desembolsados para el GIF y 1.540 para las sociedades estatales de agua), las inversiones de AENA aún no cuantificadas, las pérdidas de empresas públicas como Hunosa o Izar, los avales de la SEPI y el gasto ocasionado por el desastre del Prestige.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS