LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA | La campaña electoral

Los candidatos se enfrentan en una batalla sin favoritos en media docena de Estados

Florida, Pensilvania y el Medio Oeste deciden el resultado de las elecciones presidenciales

A dos días de las elecciones, la "sorpresa" que los jefes de las campañas de los candidatos esperaban llegó el viernes. El hombre más odiado, el enemigo número uno, se introducía sin pedir permiso y por sorpresa en las pantallas de televisión de todos los hogares estadounidenses. El impacto que la aparición de Osama Bin Laden pueda tener en el resultado final de la elección presidencial está por ver. De momento, las elecciones del martes siguen ganándose Estado por Estado. Y en esta batalla son protagonistas media docena de participantes en parte del Medio Oeste, Florida y Pensilvania.

Ningún candidato republicano ha llegado a la Casa Blanca sin ganar en Ohio
Más información
Todos contra Bin Laden
El cambio o la continuidad en la Casa Blanca exigen al mundo una nueva relación con EE UU

Sobre el Medio Oeste se cruzarían en algún momento del vuelo los aviones de los dos candidatos a la Casa Blanca entre el viernes y ayer, sábado. Y volverán a hacerlo hoy. Allí es donde tanto el presidente George W. Bush como el senador John Kerry están concentrando todas sus fuerzas en una recta final más que reñida. Bush comenzó ayer su día en Grand Rapids (Michigan, 17 votos electorales), donde urgió a los votantes a acudir a las urnas. De ahí saltó pocas horas después el candidato republicano a Wisconsin. Bush debía comparecer ante sus seguidores en Ashwaubenon, mientras que a sólo 40 kilómetros de distancia lo hacía en Appleton el demócrata Kerry. Wisconsin (10 votos electorales) ha sido visitado por ambos políticos más de una docena de veces desde que se inició la campaña electoral.

En Wisconsin separaron sus caminos los aspirantes a la presidencia. Kerry debía cumplir con un mitin en Des Moines (Iowa, 7 votos electorales) y acabar la tarde en Warren (Ohio, 20 votos electorales). Bush hablaría en Minneapolis (Minnesota, 10 votos electorales) y volvería de nuevo a atacar Florida, donde su campaña ha gastado más de tres millones de dólares en anuncios publicitarios. Igual hará Kerry hoy y el lunes: Florida, Florida, Florida. Siempre Florida. Nadie pelea por California (55), Tejas (34) o Nueva York (31). Nadie hace allí campaña. A pesar de ser los Estados más poblados, de ahí su alto número de votos electorales, los tres tienen dueño. Tejas es bastión del republicano George W. Bush; California y Nueva York, históricamente se los lleva el candidato demócrata. Un sondeo reciente dice que Oregón, Nevada, Arizona, Colorado y Nuevo México (con un total de 36 votos electorales) pintan el mapa de color morado: todavía no son ni "rojo republicano" ni "azul demócrata". Pero ya queda poco tiempo y los días sólo tienen 24 horas. Aun así, se esperaba visita del ex presidente Bill Clinton ayer en Nuevo México, como hiciera el ex presidente George Bush padre el jueves.

Los viajeros candidatos siguen acumulando millas en la tarea de arañar hasta el voto más remolón o indeciso. A 48 horas del final de una campaña que se ha definido agotadora, nerviosa, en ocasiones desagradable y siempre muy ajustada, la pregunta que se quedará sin respuesta hasta el martes es: ¿qué estrategia ha sido la acertada? Tan reñida está la pelea, que una decisión equivocada supondría la victoria del contrincante. Equivocada podría ser la elección de Bush de haberse centrado menos en Ohio y apostar por el Medio Oeste, como está haciendo. Desacertada podría ser la apuesta de Kerry de machacar durante más de cinco días con los explosivos desaparecidos en Irak. Y además reaparece Bin Laden. No sólo su voz. Sino su "viva" imagen.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Ningún candidato republicano ha alcanzado la Casa Blanca sin ganar Ohio. Pero Bush tuvo ciertos problemas en el Buckeye State, como se denomina a Ohio, después de que su secretario del Tesoro dijese a sus ciudadanos que la pérdida de miles de puestos de trabajo en Ohio era "un mito". Durante casi 20 días, a principios de mes estuvo el republicano alejado de Ohio y centrado en Wisconsin, Iowa (la suma de los votos electorales de estos dos últimos, 17, podría compensar la pérdida de los 20 de Ohio) y Minnesota. Tocó también Michigan, tradicionalmente demócrata, aunque Al Gore lo ganó en 2000 por bien poco debido a la crisis industrial, en cuya categoría se encuentra este Estado.

Que Kerry decidiese dejar de intentar dar titulares sobre la economía, o incluso venderse a sí mismo, y dar el salto a Irak y las toneladas de explosivos perdidos en la primavera de 2003 puede hacerle ganar votos al intentar demostrar con ello su teoría de que la Casa Blanca está dirigida por un presidente incompetente. O no. En cualquier caso, así como se oirá hablar de Florida y Ohio, el nombre propio que se va a escuchar mucho de hoy al martes es el del saudí Osama Bin Laden.

Bush se dirige a los participantes en un mitin electoral en Manchester, en el Estado de New Hampshire.
Bush se dirige a los participantes en un mitin electoral en Manchester, en el Estado de New Hampshire.REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS