Un esguince impide a Bebe cantar hoy en La Riviera

La noche musical cuenta con Montse Cortés y Soweto Gospel Choir

Bebe ha conseguido crear uno de los estribillos del año -"malo, malo, no se pega a quien se quiere...; tonto, tonto eres, no te creas mejor que las mujeres"-. Hoy iba a cantar este alegato contra los malos tratos en Madrid, ante una gran audiencia, algo casi inédito para ella, que viene de los recintos pequeños y de los bares de música en directo. Pero un esguince intercostal que le impide moverse con facilidad ha hecho que suspenda los conciertos que iba a celebrar ayer en Barcelona y esta noche en la sala madrileña La Riviera.Una lástima, pues había expectación en Madrid por ver a una de las grandes esperanzas de la canción de autor femenina en España. Su sencilla pero combativa personalidad se descubre en su primer disco, Pa'fuera telarañas.

El importe de las entradas será devuelto, según confirmó ayer la organización, en los mismos lugares donde se adquirieron. El de las compradas por Internet y teléfono será reintegrado en las tarjetas de crédito con las que se solicitaron.

A cambio, otra gran esperanza femenina española, en este caso del flamenco, acude esta noche al ciclo Encuentros en Casa de América (paseo de Recoletos, 2; 21.00; 11.50 euros). Montse Cortés, barcelonesa del barrio de La Mina, canta en público desde los 13 años. Muy valorada por grandes estrellas del flamenco (Paco de Lucía quiso que su último trabajo, Cositas buenas, lo abriera ella con unas bulerías) Cortés estrena su segundo disco, La rosa blanca, de genuino acento flamenco grabado con la ayuda de Tomatito y Niño Josele. El auditorio donde hoy lo presenta ofrece una acústica impresionante, muy adecuada para apreciar con rigor los matices de su madurada, aunque joven, garganta.

La música puede tomarse también desde un punto de vista trascendente, según propone el Soweto Gospel Choir, que arranca esta noche la tanda de tres conciertos (días 25, 26 y 28, 20.30; 25 euros) en el Centro Cultural de la Villa (plaza Jardines del Descubrimiento, s/n). Este coro procede de Suráfrica y sus canciones de corte espiritual pueden interpretarse como el cierre del círculo que llevó a los esclavos negros de África a América.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS