"Esta gente no se merece unos Juegos"

No era la mejor salida. Isidre Oliveras de la Riva deja la Federación Internacional de Patinaje (FIRS) por la puerta trasera después de 14 años en la presidencia y de haber revitalizado con su gestión este deporte a nivel mundial. Se va obligado a dimitir por un compromiso personal que afronta sintiéndose traicionado por sus amigos del Comité Central, expedientado por el Comité Olímpico Español y fracasado por no haber logrado el reconocimiento de la Federación Catalana (FCP).

Oliveras, que anunció al principio su dimisión irrevocable y se despidió de los delegados, matizó luego: "Me habría gustado comprobar qué hubiese ocurrido si Cataluña hubiese jugado de la misma forma que lo hicieron Moratinos y Blanco por el Gobierno español. Cataluña no ha tenido el mismo apoyo logístico que España. Las presiones han sido muy fuertes. Pero los catalanes no deben tirar la toalla". En opinión de Oliveras, la FCP fue "vilipendiada y jurídicamente insultada".

Ramon Basiana, el presidente de la FCP, manifestó que se han abierto "unas heridas que tardarán en cicatrizar" con la Federación Española de Patinaje. "Hoy he entendido por qué la prensa inglesa habla de racismo en el deporte español. Lo que se ha vivido aquí ha sido un acto de racismo contra los catalanes y contra Cataluña. Esta gente no se merece organizar unos Juegos Olímpicos", afirmó Basiana. "Llegaremos a los acuerdos que haya que llegar con la Española porque por delante de todo están los deportistas, pero que sepan que, por la espalda y a traición, han dado una puñalada al patinaje. Al final, lo pagarán porque quien saldrá perjudicado es el patinaje estatal".

El secretario general del Deporte de la Generalitat, Rafel Niubó, de Esquerra Republicana, se mostró indignado por lo ocurrido e hizo un llamamiento a la "movilización" de la ciudadanía, las federaciones y los clubes deportivos catalanes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS