La capital dobla el límite de polución marcado por la UE

Madrid ha superado en las últimas semanas casi el doble de los límites de contaminación que marca la legislación. Los valores recogidos por las estaciones de medición del Ayuntamiento han registrado valores altos desde el pasado día 16. El intenso tráfico de la capital, sumado a unas condiciones meteorológicas anticiclónicas (falta de lluvias y de viento) han devuelto al cielo de Madrid su boina gris. El PSOE y los ecologistas exigen medidas para frenar la contaminación. La Concejalía de Medio Ambiente responde que las medidas llegarán en 2005, dentro de un plan que ya está ultimando.

Más información
Transporte ecológico y energía solar

Cada dos días seguidos en que se registra un aumento de 10 microgramos de dióxido de nitrógeno (NO2) por metro cúbico de aire (mg/m3), la tasa de mortalidad aumenta un 0,6% en la capital, según un estudio del proyecto EMECAS, realizado en colaboración por las administraciones de Barcelona, Bilbao, Cartagena, Castellón, Gijón, Huelva, Madrid, Oviedo, Sevilla, Valencia, Vigo, Vitoria y Zaragoza. En la última semana, los niveles de NO2 en la capital han superado casi el doble del límite marcado por la ley: 93 microgramos por metro cúbico de aire, siendo el límite de 52.

Estos límites son objetivos marcados por la Unión Europea con la esperanza de mejorar la calidad del aire. En 2010, la cifra máxima será rebajada hasta 40 microgramos. Durante estos últimos días, las estaciones de medición han alcanzado algunos de los valores medios diarios más altos del año: Marañón (153), Cuatro Caminos (144), paseo de Recoletos (139), Villaverde (138), Escuelas Aguirre (134).

El otro contaminante cuya presencia se ha disparado en el aire madrileño es el PM10. Se trata de pequeñas partículas que, si se lograse reducir su presencia en cinco microgramos por metro cúbico de aire en la media anual, se evitarían en Madrid 469 muertes al año, según el Boletín Epidemiológico de la Consejería de Sanidad. Desde el 16 de noviembre se ha superado ocho veces el valor máximo de 55 microgramos por metro cúbico de aire marcado por la ley. La normativa establece que no se podría superar este año más de 35 días esta cifra. A falta de un mes para que termine 2004, este límite ya se ha sobrepasado en 42 ocasiones. En algunas estaciones se han alcanzado auténticos valores récord: Villaverde (114), Cuatro Caminos (106). Ayer mismo, el Ayuntamiento informó de que el nivel medio de NO2 fue de 114, y el de PM10, de 82, sufriendo una contaminación "alta" en la zona de Gregorio Marañón y Cuatro Caminos.

La subida de estos niveles se debe, según Ecologistas en Acción, a la falta de lluvias y de viento por el anticiclón asentado desde hace semanas sobre la capital. Pero la meteorología no provoca por sí sola la contaminación; lo hace, básicamente, el intenso tráfico rodado que sufre la capital cada día. Sólo en cuanto al número de automóviles registrados en la Comunidad (los desplazamientos diarios pueden ser muchos más), en el año 2001 la cifra era de casi dos millones. Así, la ecuación se volverá a repetir cada vez que se den estas condiciones meteorológicas.

Calidad del aire

Tanto el concejal socialista Pedro Santín, como las ONG Greenpeace y Ecologistas en Acción piden al Ayuntamiento "medidas urgentes para reducir la contaminación atmosférica" en la capital. Ángel Sánchez, director gerente del Área de Sostenibilidad del Consistorio, explicó ayer que el Ayuntamiento "ha realizado un seguimiento muy estricto" del episodio que comenzó el día 16, sobre el que han ofrecido "toda la información".

Sánchez señaló que la subida de los niveles de contaminantes se produce en situaciones anticicló-nicas en "la mayoría de las grandes ciudades". También lo sufren París, Londres, Estocolmo o Roma. Asimismo, "no hemos atravesado una situación grave en la que corriera peligro la salud de los madrileños", añadió recordando a continuación que la normativa del Ayuntamiento "es más estricta", en cuanto a los niveles de aviso y alerta a la población, "que en el resto de España", niveles "que no se han llegado, de lejos, a superar".

Una borrasca sustituirá al anticiclón durante este fin de semana, lo que "devolverá a los niveles normales la calidad del aire" de la capital, explicó. Pero ante la imposibilidad de controlar la meteorología, lo que piden al Consistorio oposición y ecologistas son medidas para reducir las emisiones contaminantes que proceden, además del tráfico rodado que quema combustibles fósiles (gasolina o gasóleo), de las calderas de calefacción. Para reducir el impacto de estas dos fuentes de polución, el Ayuntamiento tomará medidas a partir del año próximo, las cuales vienen recogidas en un plan para mejorar la calidad del aire que están terminando de redactar. Aunque Sánchez no adelantó ninguna de las medidas concretas que se tomarán, sí recordó las que se han tomado ya, como el programa municipal de sustitución de calderas de carbón que, desde 1990, con una inversión de 32 millones de euros, "ha hecho descender en 4.000 toneladas anuales las emisiones de CO2".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS