El año se cerró con 41.197 parados menos, el primer descenso desde 2000

Baja el desempleo entre los jóvenes y el sector de la construcción, mientras aumenta en servicios

El paro ha revertido la tendencia de ascensos que mantenía desde 2001. El año pasado un total de 41.197 desempleados dejaron de serlo, lo que supone una reducción del 2,4% respecto a 2003. La cifra contrasta con el incremento de los últimos años, especialmente el de 2002. Para el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, el buen dato obedece al "acierto de las políticas del Gobierno y al buen marco de concertación social entre empresarios y sindicatos". El año resultó también positivo para la contratación. El número de contratos creció un 11,4% respecto a 2003, con un récord histórico en diciembre.

Más información
Por primera vez las mujeres superan el 40% de los cotizantes

La evolución del paro en 2004 ha permitido al Gobierno ofrecer un balance positivo en su primer ejercicio en el poder, al que el PSOE accedió tras las elecciones del 14 de marzo. El número de parados registrados en las oficinas públicas de empleo descendió en 41.197 personas durante todo el año pasado. La cifra representa un cambio de tendencia respecto a los tres ejercicios anteriores, que habían encadenado subidas.

Hay que remontarse a diciembre de 2000 para encontrar una reducción anual del paro, mucho más intensa entonces que ahora (prácticamente el doble). A partir de ese año, y con una importante desaceleración del crecimiento económico respecto a 2000, el paro fue encadenando incrementos anuales. El dato de 2004, que cierra con 1.670.290 desempleados, "nos devuelve a la senda de la recuperación", en palabras de Jesús Caldera. Las previsiones macroeconómicas del Gobierno prevén para este año un crecimiento del 2,1% en el empleo, según las últimas cifras enviadas a Bruselas.

La caída del paro ha resultado más dinámica entre los hombres que entre las mujeres. De los 41.197 parados, 29.632 fueron hombres, con una reducción del 4,4% respecto al año anterior. El desempleo femenino bajó sólo un 1,1%. Este dato contrasta con la tendencia de los últimos años, que ha favorecido más la reducción del empleo femenino.

La misma temporalidad

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Por sectores, la mayor reducción se produjo en uno de los segmentos donde el paro genera más preocupación: los jóvenes. El desempleo se redujo un 8,2% en el colectivo sin empleo anterior. La segunda caída en importancia se produjo en la construcción (casi un 6%), seguida de la industria (4,2%). En cambio, los servicios, uno de los sectores con más actividad económica, registraron 1.856 parados más.

Más allá de las cifras anuales, la evolución de diciembre respecto a noviembre resulta también muy positiva. El mes pasado se ha convertido en el mejor diciembre desde 1998, con un descenso de 12.432 parados. Es prácticamente el mismo número que ganó el registro en diciembre de 2003. El último mes del año tiene un comportamiento desigual en la serie histórica. Desde 1994, y salvo el periodo de 2001-2003, todos los años se contabilizaron caídas, aunque antes se acumularon varios años de ascensos.

Más positiva aun resultó la contratación respecto a otros diciembres. El último mes de 2004 se saldó con 1,2 millones de contratos, la mayor cifra registrada nunca en ese mes.

En todo el año, los servicios públicos de empleo han registrado 16,3 millones de contratos, un 11,4% más que en 2003. La buena marcha se ha trasladado de forma prácticamente idéntica tanto a las contrataciones fijas como a las temporales. Las primeras crecieron un 11,8%, y las segundas, un 11,4%. El resultado es que la proporción entre contratación fija y temporal se mantiene con respecto al año pasado. Los indefinidos representan el 8,68% del total, sólo tres centésimas más que el año pasado. Así, la eventualidad afecta a un 91,3% de los nuevos contratos firmados. Reducir estas cifras es uno de los principales retos de la política laboral del Gobierno.

Política económica

Para el ministro de Trabajo, los buenos datos del paro y del empleo obedecen a dos razones: "Al acierto de la política económica y de empleo de este Gobierno y al buen marco de concertación social que han propiciado los sindicatos y los empresarios". Caldera añadió: "Por fin parece que se inicia una nueva etapa de reducción del desempleo".

Con los datos conocidos, el Ministerio de Trabajo aventura un año aun mejor que el anterior. "La reducción anual es la mejor de los últimos cuatros años. Esto nos permite albergar esperanzas para 2005", destacó.

Muy diferente resulta la interpretación del Partido Popular. El portavoz adjunto de su grupo parlamentario, Vicente Martínez Pujalte, considera que la bonanza obedece a la gestión anterior. "España arrastra una inercia muy positiva de crecimiento en materia de política económica en los últimos nueve años, que se ha trasladado al empleo de manera vigorosa", señala en un comunicado. Pujalte pide al Gobierno "que se ponga a trabajar en serio" en política económica.

Javier Alcázar, de Izquierda Unida, pone el énfasis en los que, a su juicio, deben ser objetivos de la política del Ejecutivo: elevar la tasa de empleo y mejorar su calidad. IU recuerda que el 58% del desempleo corresponde a mujeres y anima a corregir estos desequilibrios. El PSOE cree que la "espectacular bajada del paro" confirma el buen comportamiento de la economía.

También los sindicatos piden medidas que resuelvan los problemas estructurales del mercado laboral. Comisiones Obreras destaca el fomento de la inversión productiva, la inclusión de políticas de igualdad laboral y una mayor atención al fraude en la contratación temporal. Para UGT, paliar las deficiencias del mercado de trabajo requiere abrir "de forma inminente" la mesa de diálogo social referida a este mercado.

Un 65%, con prestación

El año se estrena con nuevos datos del mercado laboral. Con la máxima gubernamental de ofrecer toda la información posible desde cada ministerio, Trabajo ofrece desde ahora cifras mensuales de las prestaciones por desempleo (número de beneficiarios, porcentaje que suponen respecto al total de parados y dinero destinado a pagar esas prestaciones). Los datos se ofrecerán con un mes de desfase respecto a los del paro y de afiliación a la Seguridad Social.

Así, el secretario general de Empleo, Valeriano Gómez, hizo ayer públicas las cifras correspondientes a noviembre de 2004. En ese mes, un total de 1,3 millones de personas se beneficiaron de las prestaciones por desempleo. De esa cantidad, la mayor parte (683.005) corresponde a prestaciones contributivas y el resto se reparte entre el subsidio de paro, la renta agraria y la renta activa de inserción.

Esas cifras indican que un 65% de los parados acreditados reciben alguna prestación. Abonarlas supone al sistema un gasto de 1.077 millones de euros.

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS