Artur Mas lamenta las "grandes reticencias" que impiden avanzar en el proyecto de eurorregión

"No es un proyecto nuevo". Con estas palabras, el secretario general de Convergència Democrática de Catalunya (CDC), Artur Mas, lamentó ayer la lenta marcha de la idea de eurorregión sobre la que lamentó las "grandes reticencias" existentes que, según atribuyó, impiden el avance de su "configuración real". Mas participó ayer en Castellón en el X encuentro nacionalista que celebran los máximos representantes del Bloc Nacionalista Valencià (BNV), Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), Partit Socialista de Mallorca (PSM) y Unitat Catalana (UC). En la capital de La Plana señaló que la propuesta de la eurorregión "no ha nacido ahora, sino que en 1991 ya hablábamos de ella y, sin embargo, no se ha avanzado bastante".

En este sentido, quiso insistir en la urgente necesidad de una conexión entre, al menos, Cataluña y la Comunidad Valenciana y cuestionó el hecho y el porqué de que "en España se están haciendo trenes de alta velocidad y, sin embargo, no se une Tarragona con Castellón cuando hay intereses económicos comunes". De esta manera, sostuvo, al igual que el resto de representantes de los partidos nacionalistas del ámbito lingüístico del catalán, que la unión no se limita a la lengua, sino que existen otras afinidades y unos lazos económicos, políticos e históricos.

Los máximos representantes del BNV, CDC, el PSM y UC firmaron una declaración en la que se comprometen a convertir el proceso de reformas estatutarias y constitucional en un "paso hacia delante para profundizar en el autogobierno, hacia el reconocimiento de la pluralidad, hacia una garantía financiera y hacia la ampliación de los derechos de la ciudadanía". El mismo documento, tal como señaló el secretario general del Bloc, Enric Morera, señala que el proceso autonómico "ha sido importante y ha dado estabilidad, pero necesita un nuevo impulso que pasa por ver la diversidad como valor fundamental de la realidad existente". El acuerdo indica además que la solidaridad "se ha de expresar mediante el reequilibrio de las balanzas fiscales".

Todos los partidos hicieron referencia a las reformas estatutarias y mientras Morera calificó la valenciana de "cerrada, oculta, de mínimos y de rebajas" y criticó que "tenga que venir el presidente del PP, Mariano Rajoy, a dar instrucciones al presidente de la Generalitat", Artur Mas manifestó su preocupación ante el riesgo de que "se intente cerrar el modelo autonómico a cambio de pocas concesiones".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS