Reportaje:

Un reencuentro en La Habana de los 50

Ariadna Gil y Eduard Fernández protagonizan el 'thriller' 'Hormigas en la boca', de Barroso

Ariadna Gil (Barcelona, 1969) sueña con volver a interpretar un papel cómico y lo hará en cuanto su pareja, el director David Trueba, cierre el proyecto que tiene entre manos: Bienvenido a casa. "No soy una actriz a la que le resulte fácil la comedia, y hasta ahora tampoco he podido desarrollar mucho esa faceta en mi carrera profesional. Es un género difícil para mí y es en el que el actor llega a aprender más". La última comedia que protagonizó fue en 2000, Obra maestra, de David Trueba.

El papel que interpreta Gil en Hormigas en la boca, de Mariano Barroso, la película que se estrena hoy en España en 80 salas de cine, poco tiene que ver con la comicidad y está más próxima al melodrama negro. "Me he tenido que meter dentro del cuerpo de una mujer de pocas palabras, insinuante, que con sus miradas y silencios impide que se descubran los secretos que esconde. Una mujer fría y distante, pero con ciertos ideales", asegura la actriz, enamorada en la ficción de Eduard Fernández (Barcelona, 1964), un actor que pasa con gran facilidad del teatro al cine y que confiesa estar enganchado con su profesión. "Me da de comer y, además, alimenta mi espíritu. A medida que va pasando el tiempo me doy cuenta de lo poco que sabía y de lo que voy aprendiendo. Del cine me entusiasma el atractivo de la cámara cuando se va acercando al rostro y te obliga a ir quitándote la máscara que llevas dentro, y del teatro, estar en la cuerda floja. Sobre un escenario no tienes a nadie que te diga lo que tienes que hacer, estás tú solo, y en esa soledad triunfas o fracasas".

"Soy afortunada, encuentro papeles que se adaptan bien a mi edad", dice Gil
Eduard Fernández volverá al teatro con 'Hamlet', dirigido por Lluís Pasqual
Más información

Hormigas en la boca, adaptación de la novela Amanecer con hormigas en la boca (Plaza y Janés), de Miguel Barroso, es, según el director y hermano del autor, "un melodrama negro". La película está ambientada en la Cuba de 1958, hasta donde llega un español republicano que acaba de salir de la cárcel y que, después de 10 años, se va a la isla en busca de la mujer que fue su compañera y que consiguió escapar de la policía con el botín de un atraco. En una bulliciosa Habana se topará con un personaje siniestro, el de un senador corrupto (Jorge Perugorría), con quien se verá mezclado.

Fernández reconoce que en cualquier proyecto artístico en el que se involucra tiene que haber "complicidad" con el director o con sus compañeros, y con Mariano Barroso la tiene. "Yo estoy en el cine por Los lobos de Washington y eso lo llevo en el corazón. El personaje que me ha tocado interpretar es de los duros, de esos poco generosos y difíciles de trabajar", comenta este actor, que añade: "Todo es cuestión de emociones y de desarrollar al máximo tu inteligencia".

Ni Ariadna Gil ni Eduard Fernández han sentido hasta el momento el vacío de estar sin trabajar en el cine. "El tiempo en el que he estado inactiva ha sido voluntario. El último papel en el que trabajé fue en Soldados de Salamina, y ser dirigida por David Trueba me gusta. El proceso de creación de una película es compartido, y a la hora de interpretar no tengo muchas dudas porque sé lo que él quiere, cosa que no te ocurre con otros directores. En el panorama cinematográfico español, soy una afortunada, encuentro papeles que se adaptan bien a la edad que tengo. Lo malo será dentro de unos años, cuando la cosa no sea tan fácil", afirma la actriz catalana.

Eduard, supersticioso, se levanta cuando habla de sus proyectos para tocar madera y que la suerte le siga sonriendo, y dice: "Hasta ahora he ido saltando de una película a otra sin tiempo a pensar demasiado y eso es una suerte en este país. No sé la razón por la que les gustaré a los directores, pero a mí es algo que me halaga bastante y me permite pasármelo bien y aprender como actor, que es algo que uno nunca termina mientras vive. Noto que el paso del tiempo me está mejorando". Fernández habla del rodaje en Cuba y dice que no fue sencillo. "Me enamoré de sus gentes con todas sus contradicciones, pero nosotros vivimos en un mundo con unas ciertas comodidades y no se olvidan tan fácilmente. Y me preocupa y causa desazón la falta de libertades, y cómo manipula Castro al pueblo cubano".

Ambos actores están embarcados en la actualidad en la película que está rodando Agustín Díaz Yanes en Andalucía, Alatriste, el personaje creado para la literatura por Arturo Pérez-Reverte. Ariadna interpreta a María de Castro y Eduard Fernández es Sebastián Copons. "Poder participar en una película de época me resulta interesante. Tenemos todos los medios necesarios para que resulte fantástica", apunta la actriz. Una vez que acabe el rodaje de Alatriste, Ariadna se preparará para su nueva película: "Falta elegir a algunos actores pero en cuanto esté todo cerrado, David hablará de ello". Y Eduard Fernández dejará el cine por una temporada: "Cambiar en la vida es fantástico y en este trabajo te lo puedes permitir. En noviembre, empezaré los ensayos de Hamlet, dirigido por Lluís Pasqual, y en febrero me subiré a los escenarios. Volveré a encontrarme cara a cara con el público y a jugármela como si fuera la primera vez. O eso es al menos lo que espero que piensen los espectadores".

Ariadna Gil y Eduard Fernández, en Madrid.
Ariadna Gil y Eduard Fernández, en Madrid.GORKA LEJARCEGI

Sobre la firma

Aurora Intxausti

Coordina la sección de Cultura de Madrid y escribe en EL PAÍS desde 1985. Cree que es difícil encontrar una ciudad más bonita que San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción