Crónica:TENIS | El número uno mundial consigue en Wimbledon su quinto título del Grand Slam
Crónica
Texto informativo con interpretación

Tercera corona para Federer

El suizo desespera al estadounidense Roddick y lo aniquila en tres mangas

No hay nada que hacer. Cuando Roger Federer juega bien, no hay manera de ganarle. Y menos en Wimbledon. A lo largo del año ha perdido tres partidos -ante Marat Safin, Richard Gasquet y Rafael Nadal-, pero en la hierba lleva 36 victorias consecutivas, que le han permitido ganar tres veces seguidas en Halle y Wimbledon. Su último triunfo en la catedral se produjo ayer frente a un desesperado Andy Roddick, que no encontró la forma no ya de ganarle, sino de crearle problemas.

Federer se impuso en tres mangas y precisó menos de dos horas para culminar su obra de arte. Porque eso fue exactamente lo que realizó en la pista. Los expertos habían explicado que el saque de Roddick podía causarle problemas. Pero ocurrió exactamente lo contrario. El que realmente hizo daño al servicio fue el suizo, que ganó la primera manga sin perder más que un punto en los juegos en que sacaba. En cambio, se lo rompió dos veces al estadounidense.

"No sé si puedo jugar a un nivel superior al actual. Me siento muy fuerte mentalmente"
Más información
La increíble victoria de un 'doble' salido de la fase previa
"Mi destino era ganador"

A pesar de que su saque más veloz lo lanzó a 206 kilómetros por hora, 10 menos rápido que Roddick, Federer consiguió 11 aces contra siete. Incluso en este terreno le superó. Y en todos los demás le dio una lección.

"Creo que estoy jugando decentemente en estos momentos, pero perdí en tres set", se lamentó Roddick, que intentaba neutralizar su desespero con sonrisas irónicas; "no puedes hacer muchas cosas. Intenté jugar de distintas formas: atacarle al drive y subir a la red o buscar su revés y subir. Me pasaba por todas partes. Incluso cuando me quedaba en el fondo".

El colmo de los despropósitos y la explicación más gráfica de lo que relató Roddick se produjo en la segunda manga, cuando había conseguido romper por primera y única vez el saque de Federer. Tenía una ventaja de 3-2 y disponía del servicio para el 4-2. ¡Y sacó bien! Pero Federer no sólo le restó, sino que fue arrebatándole punto tras punto hasta igualar. En el 15-30, devolvió un saque a 210 kilómetros por hora y Roddick fue preparando el punto hasta que conectó un excelente golpe escorando una bola larga al fondo derecho de Federer, completamente desbordado. Entonces subió a la red a rematar. Pero el helvético no sólo llegó a la pelota, sino que dio un drive paralelo y con efecto que hizo una parábola y cayó en la cruz de la línea lateral y la de fondo.

"Ante eso sólo puedes girarte y aplaudir", confesó Roddick; "¿qué quieren que diga? Una vez le comenté: 'Me gustaría odiarte, pero eres demasiado buena persona'. Si se mira la estadística, todo queda explicado: 49 golpes ganadores y 12 errores no forzados. Sólo puedes girar la cabeza y decir; 'Demasiado bueno para mi'. Pero no voy a rendirme. Seguiré trabajando y esperando que algún día se canse de ganar tanto o... algo así".

Sin embargo, eso no coincide con lo que piensa Federer. "No sé si puedo jugar a un nivel superior al actual", afirmó; "me siento muy fuerte mentalmente y muy sólido. Y espero que este momento pueda continuar al menos algunos años [tiene 23]. Estoy contento con la vida que llevo. Y espero encadenar algunas otras victorias como la de hoy".

Federer logró ayer su quinto título del Grand Slam: tres de Wimbledon consecutivos, un Abierto de Australia (2004) y un Abierto de Estados Unidos (2004). En la catedral comenzó ayer a codearse con algunos de los grandes nombres porque sólo hay ocho jugadores en toda la historia que hayan encadenado tres triunfos seguidos: los últimos fueron el sueco Bjorn Borg, que ganó cinco, y el norteamericano Pete Sampras, con siete en total, cuatro sucesivos. Le queda mucho tiempo para seguir mostrando su talento.

Roger Federer besa el tercer trofeo consecutivo que consigue en Wimbledon.
Roger Federer besa el tercer trofeo consecutivo que consigue en Wimbledon.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS