Reportaje:

A soplar a China

Acciona-EHN entregará antes de fin de año, llave en mano, la mayor planta de generadores eólicos 'made in Spain' cerca de Shanghai

Allá por 1989, tres personas crearon en Pamplona el germen de EHN. Hace apenas dos semanas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha participado como testigo en Pekín de la firma entre Acciona Energía (EHN) y la empresa China Aerospace Science and Technology Corporation (CASC), que aglutina a 130 empresas y 110.000 trabajadores, de la mayor joint venture suscrita por una sociedad española en tierras chinas.

Esteban Morrás: "Con 170.000 megavatios de parques eólicos podríamos desalar agua suficiente para abastecer a todo el planeta"
China cabalga sobre un crecimiento del consumo energético del 15% anual y aspira a cubrir el 13% del consumo en 2020 con renovables

En apenas 16 años, aquella minúscula empresa nacida con la vocación de suministrar a Navarra el 50% de su consumo energético con fuentes renovables, ha dado el gran salto de su historia: instalar una planta en Nantong, cerca de Shanghai, capaz de fabricar más de 400 turbinas eólicas anuales a comienzos del próximo año.

Para dar ese salto, EHN ha ido de la mano de Acciona. Mejor dicho, ha sido el grupo constructor controlado por la familia Entrecanales el que, tras adquirir el 100% de la empresa, le ha dado la dimensión que necesitaba porque Navarra y España se le habían quedado pequeñas y necesitaba competir en el sector de las renovables en todo el planeta. Un flirteo previo con Iberdrola se estrelló, así que fue finalmente Acciona la que se quedó con los navarros por 773 millones de euros gracias a las plusvalías de vender Airtel a Vodafone y con miras a diversificar su cartera. Las renovables se han convertido en un objetivo seductor también para las grandes constructoras.

A día de hoy, Acciona Energía o EHN, su cabecera de grupo, es uno de los líderes mundiales en energías renovables, con 2.652 megavatios de potencia instalada, 89 parques eólicos en seis países, tres plantas de generación por biomasa, 11 megavatios fotovoltaicos y 8.700 metros cuadrados de colectores térmicos, y una planta de biodiésel con un volumen de ventas de 603 millones de euros en el último ejercicio.

Difícilmente hubiera sido posible esa carrera sin el empuje de Esteban Morrás, alma máter de EHN y émulo de su paisano san Francisco Javier, seis siglos después de muerto. Si al santo jesuita le movió la evangelización de Asia, la vocación de Morrás es predicar y extender las bondades de las energías renovables por el mundo en sustitución de las de origen fósil, cuyo control ha dado lugar a generar conflictos bélicos. "Con 170.000 megavatios de parques eólicos podríamos desalar el agua suficiente para abastecer a todo el planeta", dice Morrás, con el convencimiento firme de que las renovables sembrarían la paz.

La firma de la joint venture de Acciona-EHN con CASC es un paso en esa dirección. China cabalga sobre un crecimiento del consumo energético del 15% anual y no encuentra en sus recursos carboníferos materia suficiente para atender esa demanda galopante. Quiere diversificar sus fuentes energéticas y toca todos los palos, el hidroeléctrico, el nuclear y, por supuesto, las energías renovables con las que pretende cubrir el 13% del consumo para el año 2020, un objetivo más ambicioso que el de la Unión Europea. El gigante asiático se ha fijado en España porque figura en el segundo puesto mundial por potencia eólica instalada, detrás de Alemania y por delante de Estados Unidos.

"Eso significa que el modelo eólico ha funcionado. El contrato de Acciona-EHN con China es una magnífica noticia. Supone una señal para el lanzamiento de un sector industrial con tecnología propia. En menos de 10 años ha crecido un 11% y ha logrado reducir los costes en un 40%", recuerda satisfecho Francisco Javier García Breva, director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

El instituto ha hecho de mediador entre varias delegaciones chinas que han visitado a España para conocer lo que se hace en energías renovables. Ha organizado seminarios sobre implantación de energía de origen eólico y solar, tanto en China como en España, y ha instalado plantas fotovoltaicas en Mongolia interior. Fruto de esos contactos y de la inquieta actividad del sector ha sido la reciente venta por Gamesa Eólica (segundo fabricante mundial de generadores eólicos) de 69 máquinas y la serie de contratos suscritos por Acciona-EHN con China.

El más importante es el firmado por su presidente, José Manuel Entrecanales, y el director general de CASC, Zhan Quingwei, por 24,6 millones de euros para la entrega llave en mano de la fábrica de Nantong, antes de fin de año. Un segundo acuerdo amplía la colaboración para implantar en China otras modalidades de energías renovables, como una planta piloto para biomasa y biocombustibles, la realización de estudios de viabilidad para desalar agua de mar y la producción de hidrógeno (pilas de combustible) a partir de fuentes renovables. El círculo de la colaboración con China se cierra con el suministro por 21,8 millones de euros de 20 aerogeneradores de 1,5 megavatios de potencia unitaria fabricados en Barasoain (Navarra) para el montaje de un parque eólico en Xiligghaote (Mongolia interior).

A finales de 2004, España contaba con 8.263 megavatios de potencia eólica instalada (esta semana van por los 9.052 megavatios). Durante el pasado año la energía generada por molinos de viento atendió el 6% de toda la demanda energética del país. A partir de 2006 también se moverán con viento chino.

El presidente Rodríguez Zapatero y el primer ministro chino, Wen Jibao, en la firma del acuerdo Acciona-CASC.
El presidente Rodríguez Zapatero y el primer ministro chino, Wen Jibao, en la firma del acuerdo Acciona-CASC.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS