Vitoria congelará el próximo año sus impuestos para paliar el fuerte impacto del IBI

El Ayuntamiento de Vitoria congelará en 2006 todos sus tributos, a excepción del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). El importante incremento que se aplicó este año a este gravamen, cuya aplicación escalonada se prolongará durante los próximos ocho ejercicios, es la principal razón que ha movido al equipo de gobierno, del PP, a no aumentar el resto de los impuestos y tasas. Las ordenanzas fiscales de 2006 cuentan en principio con el respaldo crítico del PSE, que no comparte una serie de bonificaciones que pretende el equipo de Alfonso Alonso para las familias numerosas.

La decisión de congelar los impuestos ha tenido un desarrollo a tono con las enrarecidas relaciones entre el PP y la oposición. Hace un mes. el portavoz socialista Patxi Lazcoz planteó la iniciativa en una rueda de prensa. Media hora más tarde, el alcalde, Alfonso Alonso, improvisó una comparecencia en la que declaraba que esa propuesta ya la manejaba el equipo de gobierno. De esta forma, el IBI será el único impuesto que suba el próximo año, un 9,4% de media.

No obstante, en la reunión de la Comisión de Hacienda que estudió el lunes las nuevas ordenanzas fiscales hubo momentos para la polémica encendida. El PNV se mostró partidario de subir las tasas y servicios según el IPC, aduciendo que la congelación supone un deterioro en la atención a los ciudadanos. A su vez, el PSE, EA y EB criticaron la bonificación a las familias numerosas porque beneficia también a las rentas altas. El teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Javier Maroto, argumentó que de las rentas ya se encarga la hacienda foral y que esta bonificación atiende a servicios que no siempre son imprescindibles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS