La deuda pública por habitante ascendía en 2003 a 1.583 euros

La deuda pública que soportaba cada ciudadano a fines de 2003 procedente de la Administración general, las forales y los ayuntamientos ascendía a 1.583 euros. Según los datos que hizo públicos ayer el Eustat, la deuda viva de las administraciones vascas ascendía a finales de ese año a 3.349 millones de euros, lo que arroja dicha cifra teniendo en cuenta la población del padrón a 1 de enero de 2004.

La deuda creció globalmente en 2003, los últimos datos estadísticos disponibles, un 7,41%, pasando de los 3.118,1 millones de euros del año precedente hasta los 3.349 millones. El Eustat destacó que, con todo, se mantiene estable su porcentaje sobre el PIB, en torno al 6,8% en esos dos últimos años. En 2003, se amortizaron 276 millones de deuda de otros ejercicios y se contrajo deuda nueva por 516 millones. La deuda viva registró su cota más baja en 2001 con 2.776,4 millones de euros.

En el mismo ejercicio de referencia, el gasto corriente de las administraciones vascas aumentó un 8,7% y alcanzó los 8.885,9 millones de euros. Los ingresos corrientes, sin embargo, tuvieron una evolución anual más moderada del 4,5% y alcanzaron los 10.605,9 millones. Estas cifras motivaron que la diferencia entre los ingresos y los gastos se redujese un 12,8% con respecto al año anterior.

Gastos de personal

Entre los ingresos impositivos, que en su conjunto suponen el 90,5% de los ingresos corrientes, destaca por su evolución el IVA, que se incrementó en un 10,3%. El IRPF y los impuestos especiales crecieron un 3,9% y 3,5%, respectivamente, mientras que los ingresos fiscales por el Impuesto de Sociedades subieron un 0,6%. Los impuestos municipales retrocedieron en un 3,6% así como otros ingresos corrientes, que reducen su aportación en un 2,4%.

En el apartado del gasto corriente, los gastos de personal han experimentado un incremento anual del 5,9%, medio punto más que en el ejercicio anterior. Las transferencias corrientes, es decir, las subvenciones y ayudas concedidas a fondo perdido, han acumulado un crecimiento del 10%. El epígrafe "otros gastos corrientes", gastos de funcionamiento, también muestran una tasa de progresión anual del 9,4%.

Los ingresos de capital suman 246,1 millones, con un decrecimiento del 20,6% con respecto al año anterior, mientras que los gastos de capital (inversiones más transferencias de capital) se elevan a 1.957,5 millones, un 0,6% más. Este saldo negativo de las operaciones de capital absorbe casi en su totalidad el saldo positivo de las operaciones corrientes (1.720 millones).

Como consecuencia de la evolución descrita de las operaciones corrientes y de las de capital, el superávit presupuestario no financiero descendió de los 336,5 millones de 2002 a los 8,4 millones de 2003.

El personal ocupado en el conjunto de las administraciones sumaba 59.378 personas en 2003, un 1,1% más que el año anterior, cuando la cifra total era de 58.718 empleados. Si se incluyen en el recuento a las personas empleadas en sociedades mercantiles y entes públicos de derecho privado, la cifra se eleva a 88.482 personas, un 1% más que en el 2002. Ello suponía el 9,7% del empleo total de Euskadi en 2003.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS