Un nuevo caso eleva a 37 los suicidios en prisión este año

Un preso de 32 años que cumplía condena por robo en la cárcel de Martutene, en San Sebastián, se suicidó supuestamente la pasada noche en su celda colgándose del cordón de una zapatilla. El fallecido, José Luis F. G., nacido en la capital guipuzcoana, no recibía tratamiento psiquiátrico, por lo que no estaba incluido en el programa de prevención de suicidios. Con él suman ya 34 los reclusos que se han quitado la vida en las prisiones españolas este año, sin incluir las cárceles de Cataluña, que cuenta con competencias penitenciarias propias. En esta comunidad se produjeron tres suicidios en el primer semestre del año.

El cuerpo del interno fue hallado por los funcionarios en el recuento de la mañana de ayer. Se ahorcó atando el cordón al soporte de la entrada al cuarto de baño de su celda. José Luis F. G. había ingresado en Martutene en febrero de 2003 para cumplir una condena de cuatro años y 10 meses por robo, hurto, amenazas y resistencia a la autoridad. La dirección de la cárcel estaba a punto de concederle el permiso de salida que había solicitado, según informa Efe.

En lo que va de año, en las cárceles del País Vasco se han registrado otros cuatro suicidios. Los tres casos anteriores sucedieron en la prisión alavesa de Nanclares de la Oca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS