Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

William Baker, asesor científico de seis presidentes de EE UU

William O. Baker, asesor científico y tecnológico en los gobiernos de los presidentes de Estados Unidos Dwight D. Eisenhower, John F. Kennedy, Lyndon B. Johnsson, Richard Nixon, Gerald Ford y Ronald Reagan y jefe de tres investigadores que fueron premiados con dos premios Nobel, murió el 2 de noviembre a los 90 años en Natham (New Jersey). La causa de su fallecimiento fue una insuficiencia cardiaca.

"La palabra que mejor puede describir sus múltiples contribuciones a la humanidad es 'dedicación'. Fue un verdadero 'diplomático de las ciencias' -un patriota de la ciencia-. Y también fue un 'humanista de la ciencia' por la defensa de su uso en beneficio de la humanidad", aseguraba en un comunicado Michael Noll, un profesor de la University of Southern California que está creando un archivo sobre Baker.

En su faceta de 'patriota de las ciencias', ejercida durante toda la guerra fría, Baker trabajó ayudando a las diferentes administraciones a desarrollar satélites y tecnología de comunicaciones relacionada con el espionaje y la defensa. En su faceta comercial, llegó a acumular 11 patentes propias, pero lo que propició su reconocimiento dentro del mundo de la investigación fueron los dos premios Nobel que recibieron en años sucesivos científicos que trabajaban a su cargo en los Laboratorios Bell, que presidió entre 1973 y 1979. Philiph W. Anderson ganó el Nobel de físicas junto a otros dos investigadores en 1977 por su contribución a la comprensión de la estructura electrónica del cristal y los materiales magnéticos. Un año después, Arzo Penzias y Robert Wilson, que también trabajaban en Bell a las órdenes de Baker, obtuvieron el Nobel de físicas por el descubrimiento de una lejana radiación en el espacio procedente del Big Bang, la explosión con la que nació el Universo hace millones de años.

Nacido en 1915 en Chestertown (Maryland), Baker creció en la inmensa granja que su familia tenía en la bahía de Chesapeake, donde su madre criaba pavos. Vendidos bajo la marca comercial Baker's Bronze Beauties, los animales estaban constantemente amenazados por los parásitos, y la lucha que su madre mantenía contra ellos pudo ser uno de los incentivos para que William decidiera sumergirse en la investigación. Se graduó en Química y Física en el Washington College de Chestertown y después obtuvo el título de doctor por la Universidad de Princeton. En 1939 ingresaba en los laboratorios Bell, donde trabajó gran parte de su vida y donde durante la II Guerra Mundial ayudó a desarrollar el caucho sintético, un material que hoy es prácticamente ubicuo y que se encuentra desde en los zapatos hasta en las ruedas.

Su carrera ascendente dentro de los laboratorios Bell se disparó en 1955, cuando fue nombrado vicepresidente de investigación, un cargo en el que permaneció hasta 1973, cuando asumió la presidencia de la compañía. Su trabajó como asesor político también arrancó en la década de los cincuenta, entrando en el círculo del presidente Eisenhower, quien le pidió que creara un plan para montar la Agencia de Comunicaciones de Defensa, que fue establecida por Kennedy en 1961. Pasó décadas dentro del Comité de Asesoramiento en Inteligencia Extranjera del Presidente y de la hoy infame Agencia de Emergencias Federal (FEMA) y también formó parte del Advisory Board on Military Personnel and Supplies y supervisó el Comité de Asesoramiento Científico presidencial. Entre los muchos premios que recibió en vida destaca la Medalla Nacional de las Ciencias en 1988.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS