Entrevista:ANTONIO ROMERO-HAUPOLD | Presidente de Faconauto

"En vez de coches usados se venderán coches chinos"

Esta semana se ha celebrado el XV Congreso Nacional de Distribución de Automoción organizado por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), en el que se han repasado los principales frentes de batalla ante los que se encuentra el sector. El presidente de la patronal destaca entre ellos la caída de la producción, que sitúa en un 21,7% durante los próximos cuatro años. Se trata de la mayor caída de Europa Occidental en claro contraste con el crecimiento del 43% que experimentará la producción en los países del Este.

Pregunta. Parece que la deslocalización empieza a afectar ya a algunos países del Este.

Respuesta. Efectivamente, países como las repúblicas eslovaca y checa alcanzarán en los próximos cuatro años una cuota de producción en el mercado europeo del 18,3% y el 15,6%, respectivamente, en detrimento de otros países de su zona, como son Polonia y Rusia.

De los 2.998 concesionarios de 2004 se pasará a unos 2.500 en 2010

P. ¿Cómo repercutirá en España esta situación?

R. España será el país más dañado por la asignación de nuevas producciones, seguido de Reino Unido, con un descenso previsto superior al 11%. Por el contrario, el resto de países de europeos registrará incrementos en su producción, liderados por Italia, Alemania y Francia, mientras que en el resto de Europa Occidental habrá un crecimiento del 8,3%.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

P. Cae la producción, pero aumentan las ventas. ¿No supone eso que los concesionarios ganan más dinero por tratarse de vehículos importados más caros y, por tanto, con mayor margen?

R. Los fabricantes no te dejan más márgenes por eso. Los coreanos no son mucho más baratos y los márgenes no son mayores. La competencia, además, es enorme. España es el mercado más competitivo del sur de Europa, con más de sesenta marcas... En cuanto a los márgenes, los datos no son fiables. Tenemos previsto realizar un estudio con Accenture para solucionar ese problema. El margen es muy malo por debajo del 1% y muy bueno por encima del 2,5% o el 3%. Hay muchas variables, cada uno hace los datos como quiere y es difícil de contrastar. Sólo por el hecho de incluir o no el negocio financiero, por ejemplo, ya puede variar un punto el margen.

P. No se han resistido a la ola de alarmas sobre el peligro de China como fabricante y exportador de automóviles a Europa. ¿No están exagerando, al menos en la inmediatez de su llegada?

R. Efectivamente, los chinos no van a llegar mañana. De momento, aunque hay algunos acuerdos de intenciones, no hay ningún contrato firmado para su distribución en España. Además, no están todavía suficientemente preparados. Sus coches no pasan las exigencias medioambientales del Euro 4 que son obligatorias a partir del próximo mes de enero. Hay que reconocer que algunas firmas tienen estrategias curiosas como la de entrar por Gibraltar, pero no llegarán antes del próximo año. Así lo expuso también Pedro Nueno, presidente ejecutivo de la escuela China Europe International Business School de Shanghai, durante el Congreso, al afirmar que los coches chinos no se venderán como camisetas.

P. De cualquier manera, ¿cómo afectará al mercado español?

R. El mercado se va a agrandar porque va a crecer por abajo, pero las demás marcas no van a dejar de vender. Lo que ocurrirá es que en muchos casos, en vez de comprar un coche usado, se comprarán un coche chino. De cualquier manera, la situación es parecida a la de hace ya algunos años cuando nos reíamos de los japoneses y coreanos, y espero que hayamos aprendido la lección, porque los primeros coches que vengan de China no estarán adaptados a la demanda europea, pero sí la segunda generación. De cualquier manera, la situación no es preocupante para los concesionarios y tampoco para las marcas. Lo normal es que seamos nosotros los que vendamos esos coches, y se venderán más coches nuevos y menos usados.

P. Sin embargo, continúa la reducción de concesionarios.

R. Sí, el número se ha reducido en estos últimos años y continuará en adelante. Las redes de distribución de automóviles en España sufrirán a medio plazo un proceso de concentración que llevará a una reducción de los 2.998 existentes al cierre de 2004 a unos 2.500 en el horizonte de 2010. Esta reducción del número de empresas no implicará una disminución de las instalaciones, será la consecuencia de un proceso de concentración. Si miramos a Europa, vemos que predominan grupos más grandes... De momento, en España hay más oscuridad en las operaciones de compraventa de concesionarios.

Antonio Romero-Haupold.
Antonio Romero-Haupold.PAULA VILLAR

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS