La Guardia Civil trasladará ante el juez a los 11 argelinos detenidos tras agotar el máximo plazo legal

El juez Fernando Andreu interrogará el lunes a los 11 argelinos detenidos el pasado miércoles en Alicante, Granada y Murcia como presuntos integrantes de una célula que financiaba y prestaba apoyo logístico al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), vinculado a Al Qaeda. Andreu les tomará declaración el lunes al vencer ese día el plazo máximo de cinco días de detención que establece la Ley Antiterrorista.

Ocho de las detenciones en esta operación de la Guardia Civil se practicaron en Alicante, otras dos en Granada y la undécima en Murcia. Tras los arrestos, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, aseguró que el instituto armado llevaba trabajando en esta operación más de diez meses, aunque aseguró que no hay constancia de que la supuesta célula fuera a cometer un atentado terrorista a corto o medio plazo.

Para financiar las actividades del grupo, los detenidos se dedicaban presuntamente a la delincuencia común, el tráfico de drogas y la falsificación de tarjetas de crédito, entre otras actividades. Además, en la decena de registros practicados a raíz de las detenciones, los agentes hallaron material informático, abundante documentación, sustancias estupefacientes y unos 35.000 euros en metálico.

Los investigadores han constatado que la actividad de esta célula se extendía a varios países europeos, ya que se han detectado conexiones con otros argelinos residentes en Alemania, Holanda, Reino Unido, Bélgica y Dinamarca, por lo que se han puesto en contacto con la policía de estos países.

El ministro, que señaló que no se ha determinado que exista relación de los detenidos con los atentados del 11-M, recordó no obstante que la morfología del terrorismo islamista es complicada y que actúa internacionalmente con vinculaciones en distintos países.

Las pesquisas policiales se iniciaron a principios de año, cuando la Guardia Civil detectó en esas provincias la presencia de una célula logística que podría estar inmersa en varias actividades de apoyo al GSPC, escisión del GIA considerada el brazo argelino de la red terrorista Al Qaeda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS