Análisis:A LA PARRILLA
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Pena de muerte

En Vamos a cocinar (TVE-1), José Andrés dio un didáctico y útil curso sobre la carne picada, con égloga al sofrito incluida, aunque no sé si era el mejor día para invitar a un artista apodado El Pechuga. El contraste lo dio Bush indultando a un pavo. La pena sustitutoria es su internamiento perpetuo en Disneylandia. Era chocante ver al mismo presidente que apoya la pena de muerte para las personas mostrar tan banal indulgencia con un ave. La escena ha sido motivo de chistes en la pequeña pantalla.

Otrosí. Nada chistosa, sino todo lo contrario, es la historia de Paco Larrañaga. Informe Cuatro, presentado por Jon Sistiaga, repasó lo sucedido desde que en 1997 el joven fue detenido, acusado de la muerte de dos jóvenes. Hijo de un ex pelotari español, Larrañaga fue condenado a muerte en Filipinas tras un linchamiento judicial que el programa detalló en sus recovecos sociales y políticos -hay cercanías en familiares de las víctimas y el condenado con líderes del Gobierno y la oposición-. La actual presidenta filipina se ha comprometido con las autoridades españolas a no aplicar la pena. Una moratoria que sólo aplaza el drama. Larrañaga rechaza pedir un indulto por un crimen que no cometió. La serenidad de la madre con tantos años de lucha y pena encima y las imágenes del juicio, un terrible gallinero, fueron lo mejor del programa, que militó pidiendo un nuevo juicio justo, como están haciendo organizaciones civiles y políticas.

Otrosí. En Francia, la radio France Inter ha celebrado el 50º aniversario de un programa, Le masque et la plume, en la que los críticos confrontan sus opiniones entre ellos y con el público. Con tal motivo, la prensa francesa ha teorizado sobre los deberes de la crítica -que si hay que defender lo que se ama más que recrearse en lo negativo, que si más que impedir al público ver algo... hay que animarlo a ver otras cosas-. Eso sí, son críticos de libros, teatro y cine. No los hay de televisión. Un síntoma del lugar que ocupan, en el universo de la ceja alta, la televisión y sus cronistas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS