La nueva cárcel de San Sebastián tendrá 500 plazas

El nuevo centro penitenciario de San Sebastián, que se construirá en unos terrenos en Zubieta, tendrá capacidad para 500 presos, según precisó ayer el alcalde de la ciudad, Odón Elorza. Aseguró que será una cárcel de "tamaño medio" y adecuada a las necesidades de Guipúzcoa "para un periodo aproximado de 50 años".

Elorza manifestó que no estará sobredimensionada como opinó la víspera el portavoz municipal del PNV, Román Sudupe, quien se opuso a construir una nueva prisión con mayor capacidad que la actual. La cárcel de Martutene cuenta en estos momentos con algo más de 250 internos. Sudupe señaló que la prisión proyectada en Zubieta contará con 900 plazas, lo que ayer negó de plano el primer edil.

La directora de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, y el propio Elorza, en representación del equipo de gobierno donostiarra, firmaron en julio pasado un protocolo donde se recoge que la nueva cárcel de Zubieta ocupará una superficie máxima de 15 hectáreas, lo que significa que será de tamaño medio, dijo Elorza, en comparación con los nuevos centros penitenciarios que se están construyendo en España en estos momentos, que ocupan una superficie de 30 hectáreas y podrán acoger a un millar de reclusos.

El traslado de la cárcel a Zubieta (cerca de los campos de entrenamiento de la Real Sociedad y distante unos nueve kilómetros del centro de la ciudad) permitirá abandonar las instalaciones penitenciarias de Martutene, abiertas en 1948 y cuyas condiciones de habitabilidad son pésimas, como pudo comprobar Gallizo en una visita que realizó a las tres cárceles vascas este mismo año.

La construcción del nuevo centro en Zubieta exigirá al Ayuntamiento la tramitación de la compra, expropiación o permuta de los terrenos donde se ubicará, cuya propiedad está repartida entre particulares y el Gobierno vasco. El Departamento de Vivienda ya ha expresado su buena disposición a permutar su suelo. Aún no hay un fecha señalada para inaugurar el nuevo centro, aunque el compromiso interinstitucional es comenzar las obras lo antes posible.

Con el derribo de Martutene, el consistorio tiene previsto construir 350 viviendas en el actual solar, lo que hará posible la regeneración completa de Txomin Enea, donde existe un plan para levantar 1.233 pisos, la mitad de ellos protegidos.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS