15.000 voces gritan contra el hambre

Coti, Melendi, Amaral y Texas actuaron ayer en el concierto 'Principales Solidarios'

No es cierto que las imágenes de niños desnutridos, con los huesos marcados entre pellejos, con cientos de moscas rondándoles, dejen ya indiferente por las miles de veces vistas en los telediarios. No, la dureza de esas escenas conmueven todavía, a poco que se tenga un mínimo de sensibilidad.

Al menos, ayer, a 15.000 personas se les puso un nudo en la garganta cuando el octavo concierto Principales Solidarios arrancaba con un vídeo estremecedor e impactante realizado por las ONG Save the Children y Acción Contra el Hambre, a las que finalmente irán destinados sus beneficios. Pero la crudeza de esa realidad cotidiana en África, reflejada en las miradas inquietantes pero tiernas de tantos niños y niñas, y proyectada ayer en siete enormes pantallas de televisión, se tornaría en fiesta conforme por el escenario del Palacio de los Deportes madrileño desfilaran los artistas.

El llenazo se preveía desde hace semanas, al fin y al cabo las 15.000 entradas que pusieron a la venta se agotaron hace casi un mes en pocas horas. Se sabía, se intuía, pero no es lo mismo imaginarlo que ver realmente a 15.000 personas gritando como una sola por un no rotundo al hambre que asola muchas regiones de África subsahariana. Animados por esa causa, y por lo atractivo de un cartel que agrupaba a tres artistas nacionales de éxito actual incontestable, Coti, Melendi y Amaral, y un invitado internacional, los escoceses Texas, miles de personas, en su mayoría jóvenes, llenaron el recinto como nunca se había visto desde su reconstrucción.

Tony Aguilar, locutor de 40 Principales, fue el primero en dar la cara. Con su tradicional soltura y desparpajo, quiso quitar hierro a las imágenes del dolor del hambre anunciando lo que iba a dar de sí la noche, los objetivos del acto, resumiendo lo que habían sido las anteriores ediciones de Principales Solidarios y advirtiendo de que se estaba retransmitiendo en directo por televisión a través de 40 Principales Digital.

Solidaridad sin límites

Y como la solidaridad no tiene que estar reñida con la alegría, Aguilar dio paso a la primera actuación, Texas. Una entusiasta Sharleen Spiteri salió dispuesta a darlo todo en poco más de tres cuartos de hora. Hacía tiempo que Texas no se dejaban ver por Madrid, ciudad que siempre les ha tratado con fervor, así que había que echar el resto. Algunas de las canciones de su último disco, Red book, cayeron entre las más conocidas de su repertorio.

Con unos largos minutos de retraso sobre la hora prevista, Coti les tomó el relevo. El descanso se había hecho largo, y el animador de turno, abrumado ante tanta gente, a duras penas consiguió entretener la espera. Pero el argentino afincado en Madrid, Coti, volvió a encender al público cuando adjudicó El presidente asesino al señor Bush, y al cantar sus éxitos Antes que ver el sol y Otra vez, o el más sonado Nada fue un error con las voces del público sustituyendo a las de Julieta Venegas y Paulina Rubio, con las que se ha hecho tan popular. Otro descanso más y proyección de vídeos dieron paso a Amaral, acaso uno de los momentos más emocionantes de toda la noche. Generosos como pocos, el dúo zaragozano fue invitando al escenario a artistas con tanta historia en el pop español como Mikel Erentxun, Los Secretos, Aurora Beltrán, Carlos Tarque (M-Clan) y Ariel Rot o los más recientes Xoel López, Pereza, Jet Lag y Jaime Soriano, de Sexy Sadie. Una muy visiblemente emocionada Eva les fue presentando como invitados en las distintas canciones.

A Amaral le servía también su intervención para decir adiós a la larga e intensa gira que les ha tenido desde junio llevando por España y Latinoamérica las canciones de Pájaros en la cabeza, su último disco. Por eso, la presencia de tantos artistas cediéndose protagonismo, y haciendo distintas las canciones de Amaral, fue uno de los detalles más hermosos de una noche donde la solidaridad fue a lo que más se apeló. La actuación de Amaral con tantos invitados constituyó un alarde de compañerismo en un mundo que tiene fama de sucumbir a los egos.

Las rumbas rockeras del asturiano Melendi cerraron la velada solidaria, que había empezado seis horas antes al grito de "Todos contra el hambre en África".

Sharleen Spiteri ayer, en el concierto Principales Solidarios.
Sharleen Spiteri ayer, en el concierto Principales Solidarios.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS