El PP a prueba los Presupuestos de la Generalitat y acepta sólo 27 enmiendas

El presidente Camps asiste sólo a los últimos minutos de debate

Los presupuestos de la Generalitat para 2006 fueron aprobados ayer con los solos votos del Grupo Popular, que finalmente ha aceptado únicamente 27 de las más de 5.000 enmiendas de la oposición que llegaron vivas al pleno. Un pleno que ha durado tres días, en el que no han surgido argumentos nuevos y que apenas ha merecido la atención del Consell. El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, sólo acudió, ya entrada la tarde de ayer, para asistir a los últimos minutos de debate y a la votación de la "ley más importante del año".

El debate presupuestario en el pleno ha sido, como en los últimos años, una repetición de la tramitación del proyecto en la comisión de Economía de las Cortes: mismos argumentos a favor y en contra y mismo rechazo del grupo que sustenta al Consell, el PP, a las enmiendas presentadas por los grupos de la oposición. Un debate, en definitiva, estéril, algo que los socialistas intentaron ayer poner en evidencia mediante una estratagema que finalmente no resultó.

A las 17.30, cuando aún quedaban dos horas para llegar a las votaciones finales -con sólo uno de los escaños del Consell ocupado y con sólo 12 diputados en los bancos populares-, el PSPV propuso al grupo de Esquerra Unida-L'Entesa renunciar a la defensa de todas las enmiendas de ambos grupos que quedaban y pasarlas directamente a votación. Pretendían poner en evidencia así al PP, denunciar su casi nula disposición a aceptar enmiendas y, de paso, poner en un brete a los populares, que se habrían visto obligados a suspender el pleno y echar mano del teléfono para llamar a rebato a los suyos con tal de evitar una derrota en la votación final de la que se considera la "ley más importante del año".

La estratagema no salió adelante. El diputado de EU-L'Entesa Ramon Cardona se mostró dispuesto a secundarla, no así su compañera Dolors Pérez, que se negó a renunciar a los 12 minutos de gloria que le había reservado la Mesa para defender sus enmiendas relativas al turismo y la hostelería, entre otros apartados. La parlamentaria alegó que había mucha gente de esos sectores pendiente de su intervención gracias a la retransmisión del pleno en directo que la web de las Cortes lanza al mundo a través de Internet. Se desconoce la audiencia que tuvo la diputada en la red de redes, pero en el hemiciclo fue escasa: su intervención fue seguida únicamente por el puñado de diputados populares presentes en ese momento, porque los socialistas le hicieron el vacío y sólo se quedó en su puesto en la Mesa el vicepresidente segundo, Joaquim Puig.

En las votaciones finales no hubo sorpresas, salvada la que supuso ver, por primera vez en mucho tiempo, que el panel electrónico indicara la presencia de 89 diputados, esto es, todos, algo totalmente inhabitual. El balance de tres días de pleno fue de 27 enmiendas de la oposición aceptadas por el PP, cuyos 47 votos permitieron aprobar los Presupuestos de la Generalitat para 2006, que suman 11.602 millones de euros. Los grupos de la oposición reunieron 41 votos en contra y el tránsfuga popular se abstuvo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS