Majó defiende a la jefa de selección de personal de TV-3 tras el escándalo de los informes de CiU

El director de la CCRTV dice sentir "vergüenza ajena" por los estudios sobre periodistas

El director de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV), Joan Majó, reconoció ayer sentir "vergüenza ajena" por los informes confidenciales sobre la lealtad ideológica de los profesionales de la televisión catalana, entre ellos Àngels Barceló y Salvador Alsius, encargados por el Gobierno de Convergència i Unió. A pesar de conocerse la implicación de la jefa de selección de personal de TV-3, Montserrat Durà, en la elaboración de los estudios, Majó eludió responsabilizarla al no haber evidencias y zanjó el asunto: "Ella ha negado rotundamente su participación".

Más información
Catalunya Cultura se pasa a la música

En la primera reunión de la comisión de control de la CCRTV después de trascender los polémicos informes, los grupos parlamentarios del PSC y del PP pidieron explicaciones acerca de su contenido, de las consecuencias de los estudios en el funcionamiento de los medios de comunicación catalanes y sobre la posible apertura de una investigación para conocer a los responsables de su elaboración.

Majó, recordando el comunicado que hizo público pocos días después de estallar el escándalo, denunció "la naturaleza vergonzosa" de los informes y aseguró que desde que tomó posesión de su cargo su equipo nunca ha actuado con discriminación en la selección de personal. "Es impensable", manifestó con rotundidad. Tras expresar su profundo rechazo hacia los informes sobre la orientación política de los periodistas, Majó reconoció sentirse "más sorprendido por el que los archiva [en referencia a CiU] que por el que los hace".

El director de la CCRTV no se extendió en el capítulo de las responsabilidades. Dijo haber pedido explicaciones al director de Recursos Humanos de TV-3, Enric Malet, quien le aseguró que Durà negó "rotundamente" su implicación. Majó se mostró conforme con esta explicación y, a falta de evidencias, manifestó que "contra unas insinuaciones anónimas no se puede hacer una caza de brujas". Por esta razón no se han abierto investigaciones, pero lo que sí se ha hecho, subrayó, es "mejorar el rigor de los procesos de selección".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS