La juez ingresa en un psiquiátrico a una joven anoréxica que intentó lesionarse

La muchacha fue internada en un hospital a petición de la familia

La juez que tutela el tratamiento de Rocío S., la joven anoréxica a quien la Audiencia de Barcelona ordenó ingresar en un centro sanitario en contra de su voluntad, ha autorizado su traslado al psiquiátrico de Torribera, de Santa Coloma (Barcelonès), después de que la joven se autolesionara en el hospital de Can Ruti, en Badalona. Los médicos sostienen que su estado exigirá tratamiento de por vida.

La muchacha fue trasladada la pasada semana al centro psiquiátrico de Santa Coloma de Gramenet desde la Unidad de Trastornos Alimentarios del hospital de Can Ruti, donde ingresó por orden judicial el 16 de marzo, según informó la familia de la joven.

Los médicos aconsejaron a la juez el traslado después de que la joven y su compañera de habitación, una mujer que también padece anorexia, abandonaran sin permiso la planta, según ellas, para fumar, y apareciesen ambas con varios cortes en los brazos.

Rocío S., que tiene 20 años y además de la anorexia padece un trastorno límite de la personalidad, fue trasladada el pasado día 28 al centro psiquiátrico de Torribera de Santa Coloma, donde permanece en una habitación individual y con una custodia más severa que en el hospital.

Un portavoz del hospital de Can Ruti señaló que la chica superó durante los 12 días que permaneció en la Unidad de Trastornos Alimentarios "la fase más crítica" y que su enfermedad es psiquiátrica, por lo que "el tratamiento deberá ser largo" y tratado por psicólogos y psiquiatras.

María Angeles, una de las hermana de Rocío que instaron la vía judicial para ingresarla porque ella se negaba a ser tratada, explicó que la enferma "tiene unos días que está bien, pero otros se hunde y está mal". "No ha engordado, yo la veo más delgada aún, porque se niega a cenar", añadió.

Progreso lento

"Ella dice que se le cierra el estómago porque la sientan a cenar con muchos ancianos y que por eso no cena, aunque a la hora de comer, como está con personas más jóvenes, sí come", explicó su hermana, que acude casi a diario a visitarla y la acompaña a pasear y a merendar por los jardines del recinto Torribera. La hermana sólo tiene palabras de agradecimiento para los médicos que atienden a Rocío "porque se preocupan mucho de ella, pero dicen que si ella no pone de su parte, será imposible".

Los médicos han informado ya a la familia de que el trastorno límite de la personalidad, que no saben si tiene su origen en la misma anorexia, necesitará tratamiento de por vida, además "de un tiempo para estabilizarse". Aunque desde que la Justicia accedió a ingresar a la muchacha, que mide 1,70 metros y pesaba 43 kilos, la familia vive más aliviada, María Angeles expresó su preocupación por los altibajos de la paciente y porque "convive con personas que están muy mal".

El caso de Rocío S. se destapó después de que la juez de Badalona rechazase en primera instancia la petición de la familia de ingresarla en contra de su voluntad y de que la chica intentase suicidarse. El recurso presentado ante la Audiencia de Barcelona, que ordenó un nuevo reconocimiento médico de la joven, prosperó y los magistrados autorizaron el pasado 16 de marzo el internamiento involuntario de la joven al reconocer que sufría un trastorno psiquiátrico del que no era consciente y porque había riesgo vital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción