Anguita afirma en Valencia que hay muchos motivos que aconsejan una reforma de la Constitución

El ex coordinador general de Izquierda Unida Julio Anguita afirmó ayer que la proliferación de actos de la última década alrededor de la Segunda República y "por la recuperación de la memoria histórica" apuntan hacia una "refundación del Estado", y aseguró que hay "muchos motivos" para revisar la Constitución de 1978. Anguita, quien hizo estas declaraciones durante una conferencia bajo el título El futuro de la República, se encuentra en Valencia para participar en varios actos con motivo del 75º aniversario de la Segunda República.

A juicio del ex dirigente comunista, en los últimos años "se ha dado un salto cualitativo que permite hablar de una propuesta embrionaria de Tercera República como alternativa a la Constitución de 1978". En este sentido, Anguita dijo que la Carta Magna "está llamada a ser revisada por muchas razones", entre las que citó la reforma del Senado, los procesos de reforma de los estatutos de autonomía e, incluso, la cuestión sucesoria tras el nacimiento de la infanta Leonor.

El ex coordinador general de IU dijo que la Transición fue un "apaño" para resolver determinados problemas donde "no se habló en absoluto de la Segunda República, pese a que fue la última legitimidad antes de la dictadura".

Según Anguita, se está produciendo una "refundación del Estado" y la apuesta de IU es ir a la Tercera República, que tendría un "contenido social intenso" y sería "la de los derechos humanos". "Tendría muy poca gracia que, después de llevar muchísimos años hablando de la República, nos encontráramos con una traída por otras manos distintas de las primeras manos que la fueron tejiendo", aseveró.

"No me interesa una república que sea un mero cambio de contenidos externos", dijo Anguita en referencia a la monarquía, la bandera y el himno, por lo que abogó por "descender del plano de las ideas y llenar la república de contenido social".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS