El fiscal imputa dos delitos fiscales al empresario Javier Merino

Francisco Javier Merino, el millonario marido de la modelo Mar Flores, tiene serios problemas con Hacienda. La Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid le atribuye dos delitos fiscales, castigados con penas de cárcel, relativos a los ejercicios de 2000 y 2001. Hacienda le reclama 120.000 euros.

La Agencia Tributaria calcula a Merino un patrimonio de casi 40 millones de euros. La investigación ha sido enviada a los tribunales concretada en una denuncia. Y concluye que Merino debe pagar sus impuestos en España porque es en este país donde se desarrolla su entorno familiar, radican sus principales empresas y donde obtiene el grueso de sus ingresos. Resulta que Merino se hizo residente de Cascais (Portugal) y arguye que paga sus impuestos allí.

Más información
Anticorrupción presenta una querella contra el marido de Mar Flores

Hacienda rechaza ese argumento y le ha investigado las facturas de agua, luz y hasta del teléfono de la casa de Cascais para zanjar que es residente fiscal español. Según Hacienda, la vivienda lusa sólo registra consumos en agosto. Merino está haciendo su declaración de la renta en Portugal. Asegura que es asalariado de una empresa de allí. En Portugal sólo ha declarado unos 40.000 euros (siempre en lo que respecta a los citados años), según Hacienda.

Los investigadores le han localizado cinco cuentas bancarias como titular y otras 26 como autorizado. Además, tiene participaciones en 20 sociedades y usa o dispone de al menos 11 inmuebles, entre ellos, el complejo Copablanca de Benidorm.

Según Hacienda, "tras casarse con Mar Flores en 2001" Merino fijó su residencia en Madrid. Además, usa o dispone de casas en las calles Hilarión Eslava (Madrid), Pirineos y Santander.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS