Rajoy insiste en que toda la militancia debe apoyar a Camps "porque lo necesita el PP"

La convención municipal de los populares se cierra sin una sola mención a Zaplana

El presidente del PP, Mariano Rajoy, remachó ayer el apoyo de la dirección nacional del partido a la candidatura de Francisco Camps a la presidencia de la Generalitat en las elecciones de 2007. Rajoy, como el sábado hizo Ángel Acebes, pidió a los asistentes a la convención municipal del PP de la Comunidad Valenciana que apoyen a Camps "porque lo necesita el PP". "Os pido que lo hagáis y que confiéis en nosotros. Hemos de estar unidos, ganar y hacerlo bien", dijo Rajoy en una convención en la que el gran ausente fue Eduardo Zaplana, a quien ni siquiera se mencionó.

La convención municipal de los populares valencianos pensada para mostrar el respaldo de la dirección nacional del PP al liderazgo de Francisco Camps, se encontró con la resistencia del sector zaplanista, que no está dispuesto a arrojar la toalla a las primeras de cambio y que ayer solo aplaudió cuando no tuvo más remedio.

Rajoy repitió ayer públicamente que apoya personalmente a Camps, aunque esa declaración no ha servido hasta ahora de antídoto para evitar la división interna. En este contexto, Camps anunció que esta misma semana iniciará la larga precampaña electoral, que abrirá en La Marina Baixa, para alinear todo el partido en la misma dirección y ganar las elecciones municipales y autonómicas que tendrán lugar dentro de un año. "Dicen las encuestas que ya hemos ganado las elecciones [del año que viene], pero os pido que ganemos la precampaña y la campaña electoral", dijo Camps.

El presidente de los populares valencianos regaló los oídos de Rajoy al argumentar: "Cuando quiero una línea diáfana de lo que tengo que hacer con una comunidad potente como la Comunidad Valenciana escucho a Mariano Rajoy".

Camps explicó que, en su opinión, hay una paradoja, porque "el jefe de la oposición es el auténtico presidente del Gobierno". El presidente de los populares valencianos justificó su manifestación porque "llevamos dos años y Zapatero ha demostrado de qué manera no se puede gobernar". "Le abruma una gran nación como España", prosiguió, "Le han superado las cuestiones del empleo, de la seguridad y de la inmigración. A Zapatero le viene grande España, el trasvase del Ebro, el modelo territorial y el problema del País Vasco".

El candidato a la presidencia de la Generalitat de 2007 estuvo precedido por el presidente provincial del PP de Valencia, Alfonso Rus, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que utilizaron un tono mucho más agrio y mitinero en sus intervenciones.

Rus aseguró que el PP tiene la solución al problema de la inseguridad ciudadana y que por eso mismo hay que "alzar la bandera". "Todo inmigrante que venga a trabajar es como nosotros, pero el que robe, a su casa", dijo Rus, que insistió en que hay que poner "firmes" a los que roban.

Por su parte, Rita Barberá aseguró que la convención municipal clausurada ayer inicia el camino electoral del PP para ganar la presidencia del Gobierno. Barberá, que recordó que lleva 15 años gobernando, se defendió de las críticas por la inacabada e inaugurada avenida del Puerto de Valencia y aseguró que los alcaldes populares han practicado la austeridad y el buen gobierno.

Mariano Rajoy y Francisco Camps levantan sus manos entre los aplausos de los militantes del PP.
Mariano Rajoy y Francisco Camps levantan sus manos entre los aplausos de los militantes del PP.CARLES FRANCESC

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción