Jazztel y Telefónica se enfrentan en los tribunales

Jazztel y Telefónica han llevado sus diferencias a los tribunales. Un juzgado de primera instancia de Madrid dirimirá entre hoy y mañana la demanda interpuesta por la compañía que preside Leopoldo Fernández Pujals, que reclama 377 millones de euros por los impedimentos que presuntamente pone Telefónica para que preste servicios desde sus centrales. El grupo que preside César Alierta acusa a Jazztel de hacer peticiones imposibles de cumplir.

En realidad, lo que se dirime es el propio modelo español de acceso a Internet por banda ancha, basado en la red de Telefónica, que el resto de los operadores -con excepción de los de cable- debe alquilar para prestar servicios a sus clientes, al no disponer de infraestructura propia. Las condiciones de acceso a las centrales de Telefónica (plazos, ocupación, etcétera) son fijadas por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones en la denominada Oferta de Bucle de Abonado (OBA).

Jazztel ha presentado 44 reclamaciones por incumplimientos de OBA ante la CMT, de las que el regulador ha estimado 13, ordenando a Telefónica el pago de penalizaciones por 15 millones de euros. Paralelamente, Jazztel ha recurrido a los tribunales. Acusa a Telefónica de causarle unos daños de 377 millones por el retraso en darle acceso a sus centrales, con el consiguiente perjuicio. Jazztel declara tener 254.176 clientes contratados a finales de abril, aunque sólo el 66% disponen de servicio. Según Pujals, gran parte de ese desfase es culpa de Telefónica.

Además, Jazztel cifra en 16.200 las altas brutas durante el pasado mes de abril, mientras que se han generado 2.877 bajas y 9.955 cancelaciones. "Como ya es sabido, la mayoría de estas cancelaciones están motivadas por los elevados plazos de provisión registrados, debido en gran parte a la problemática existente, ajena a Jazztel y que han sido reiteradamente denunciada ante la CMT, para la tramitación de las portabilidades", explicaba la operadora el pasado viernes.

Peticiones de ocupación

Telefónica señala, en su defensa, que Jazztel realiza peticiones de ocupación de centrales deliberadamente altas, a sabiendas de que no se pueden cumplir los plazos. De hecho, estima que de las peticiones de capacidad de línea cursadas en su momento sólo ha hecho uso de un 10%, frente al 70% del resto de operadores (Ya.com, Wanadoo, etcétera) que también utilizan las centrales de Telefónica.

Aunque desde Telefónica eluden comentar el conflicto oficialmente, en otros ámbitos de la compañía lamentan que Jazztel "intente aprovechar una legislación asimétrica, y a todas luces injusta, para ocultar su incapacidad para atender una demanda fruto de una agresiva política comercial".

Tenga o no fundamento esta crítica, lo cierto es que los números no acaban de cuadrarle a Jazztel, que ha incumplido varias veces sus planes de negocio. La compañía perdió 63,9 millones en el primer trimestre de este año frente a los 25,2 millones que perdió en el mismo periodo de 2005.

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción