Las reservas del Ebro se encuentran en peor situación que el año pasado

El 33% de los ríos de la cuenca del Ebro está por debajo del nivel de caudal medio, hay situación de emergencia en el sistema de riegos del Canal de Aragón y Cataluña y se baraja para salvar la situación de este sistema el desembalse del pantano de Canelles por debajo de su cota mínima hidroeléctrica. Estos son los datos que ayer aportó el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, que calificó la situación de muy grave: "Estamos en los 10 años más bajos de una serie de 100. Las cifras son peores incluso que las de septiembre del pasado año. Los ríos en las zonas no reguladas están peor, en situación de emergencia".

Alonso presidió ayer la comisión de seguimiento de la sequía del Ebro, donde se analizó la situación de toda la cuenca, y en la que hay representación de las ocho comunidades por las que pasa el río. La situación es, según los datos, la peor de los últimos cinco años, y no hay previsión de que mejore. El presidente de la Confederación aseguró que no habría problemas de abastecimiento para núcleos urbanos, pero sí pronosticó que las habrá en pequeños núcleos del Pirineo que se abastecen de manantiales y aguas subterráneas.

Alonso insistió en la necesidad de ahorrar agua porque los pantanos se vacían paulatinamente con el calor y el deshielo prematuro de este año. De hecho, el embalse de Itoiz tendrá que aportar caudales con fines medioambientales a los ríos Irati, Aragón y Ebro, como ya ocurrió el pasado año. Se han propuesto medidas extraordinarias para las subcuencas del Ésera y Noguera Ribagorzana, Cinca y Gállego, donde se van a prohibir regar a las comunidades que no tengan derechos concesionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción