Rajoy fuerza el cierre de filas con Piqué y Arenas frente a las críticas de Zaplana

El portavoz parlamentario lamentó las "filigranas bizantinas" en torno al "lío estatutario"

Mariano Rajoy forzó ayer en el comité nacional del PP un cierre de filas en torno a dos de los principales barones del partido, el andaluz Javier Arenas y el catalán Josep Piqué. Ambos han recibido críticas, en sordina de algunos dirigentes contrarios al pacto estatutario andaluz, y públicamente en la Cope y El Mundo. El portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, crítico con ese pacto, no habló en la reunión, pero escribió en un artículo en ese periódico: "Son muchos los españoles que no ven la ganancia de este lío estatutario y que se sienten desapegados de las filigranas bizantinas". Rajoy respaldó a Piqué y Arenas.

Más información
"La línea está muy clara; si alguien piensa distinto es problema suyo"

Los miembros del comité nacional llegaron ayer a la reunión para valorar los resultados de las elecciones catalanas con el artículo de Eduardo Zaplana en la cabeza y las críticas por el pacto andaluz aún en los oídos. El texto también animaba a una "medida reflexión" para que el PP de Cataluña "tenga un apoyo mayor". Nadie se atrevió, sin embargo, a expresar sus dudas en público. Además de Piqué y el propio Arenas, sólo hablaron Manuel Fraga, Celia Villalobos y Rita Barberá, todos para cerrar filas.

Preguntado por el artículo, Rajoy se mostró molesto y recordó que Zaplana había votado el jueves, como todos los demás, a favor del Estatuto andaluz, pero dejó en evidencia su identificación con algunos barones. "En la reunión no hubo intervenciones en contra. Ha habido un respaldo claro tanto a Piqué como a Arenas, y eso a mí me reconforta mucho. Yo he apoyado su línea política y he tomado las decisiones relevantes, sobre todo la del Estatuto andaluz".

El líder admitió que en su partido hay división en este asunto, un reconocimiento poco habitual en el PP. "Es una buena decisión, la realidad nacional es sólo una expresión retórica. La gente puede ver las cosas de manera distinta. No hay decisiones por unanimidad. He visto en mi partido también el debate sobre el recurso contra el matrimonio homosexual, pero al final se traslada una sola decisión". Algunos de los presentes destacaban ayer que Zaplana no aplaudió el discurso de Piqué. Ninguno de los dos disimula ya su desencuentro.

Zaplana y su entorno no han ocultado su rechazo a los pactos estatutarios, compartido por dirigentes como Jaime Mayor Oreja, porque creen que no se puede entrar a pactar un proceso que Rajoy calificó de "disparate", según señalan en privado. Algunos incluyen en este grupo a Esperanza Aguirre, que ha aparcado la reforma del Estatuto madrileño. Pero el entorno de Zaplana insiste en que él acepta esta derrota puntual de sus planteamientos y no será desleal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Espaldarazo

El compromiso de Rajoy con Piqué y Arenas quedó también en evidencia el martes cuando logró que la mayoría de los barones acudieran a apoyar al catalán en el mitin de cierre de campaña. En la reunión, según varios de los presentes, Arenas dio otro espaldarazo a Piqué y propuso que todos los dirigentes, incluido Rajoy, acepten la invitación del catalán para reunirse en Barcelona.

En el ambiente estaban también las críticas a Piqué y Arenas en El Mundo, y especialmente en la Cope, cuyo locutor estrella, Federico Jiménez Losantos, pidió el voto para Ciutadans, que ha robado unos 25.000 votos al PP.

"Lo que diga un medio de comunicación no nos afecta. Nosotros marcamos nuestra agenda política", sentenció Rajoy durante la reunión, después de pedir que nadie "magnificara" a Ciutadans y reconocer que Piqué "ha sufrido hostilidad política y mediática".

En este partido ya nadie niega que las críticas diarias de la Cope, ahora por el pacto andaluz, se han convertido en un problema de primer orden, porque generan división en su electorado natural. Aunque Rajoy no le da importancia a la posibilidad de que Ciutadans se presente en Madrid y, apoyado por la Cope, pueda quitar votos a Alberto Ruiz-Gallardón. Rajoy, sin embargo, mandó un mensaje a quienes apuestan por Ciutadans: "Es un partido de izquierdas, laico, que apoya la negociación con ETA-Batasuna".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS