Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Menos bombillas, más estrellas en el cielo

Desde finales de noviembre, en la mayor parte de pueblos y ciudades se repite todos años un fenómeno navideño: la instalación en las calles de gran cantidad de bombillas para recordarnos que va a llegar la Navidad.

Cada año los responsables municipales pretenden una iluminación más espectacular y se muestran orgullosos cuando la inauguran, pero resulta bochornoso el derroche de tiempo, dinero y energía que supone en muchos ayuntamientos: dedicación de concejales y operarios, dinero para compra y reposición de soportes, de bombillas, energía eléctrica, etcétera. Parece que cuantas más bombillas pongan y más espectacular resulte la iluminación de las calles, más se va a sorprender la gente; pero seguramente la saturación de luz nos ciega, no nos deja ver las estrellas.

Hay que recordar que la iluminación causa tantas emisiones de CO2 como el 70% de los coches, furgonetas y motos. Por ello, en lugar de esa luz tonta resultaría más provechoso dedicar gran parte del esfuerzo y dinero que supone a otros fines menos efímeros y más útiles: mejorar la limpieza en las calles, ampliar plazas y aceras, instalar más asientos, cuidar los parques infantiles; y los etcéteras que se quieran poner.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Así, con menos bombillas en las calles podremos ver más estrellas en el cielo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS