Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Jay McsSann, pianista de jazz

Descubridor de Charlie Parker, fue director de orquesta y cantante

Para la historia, McShann fue el band leader que le ofreció su primer trabajo al saxofonista Charlie Parker cuando éste era, apenas, un adolescente. Pero también fue un excepcional pianista y cantante de blues y boogie woogie, y el director de una de las orquestas más poderosas del "sonido Kansas City", entre los años 1939 y 1943.

Jay McShann nació en Muskogee, Oklahoma, en una fecha sin determinar entre los años 1909 y 1917. Asfixiado por la ausencia de alicientes artísticos, en el año 1936 se decidió a probar suerte en Kansas City, la capital del blues y el swing. Un año más tarde fundó su primera miniorquesta que, en 1939, aumentó hasta constituirse en una big band. Entre los componentes de la misma se hallaba un jovencísimo músico local, el saxofonista alto Charlie Parker, quien utilizó su estancia en la misma para ponerse al día en los rudimentos del jazz.

En el año 1941, la banda obtuvo su mayor éxito con Confessing the blues, cantada por Walter Brown. Siguiendo los pasos de Count Basie, su máximo competidor, McShann se presentó en el célebre Savoy Ballroom de Harlem obteniendo una encendida respuesta por parte del muy exigente público del local. Por un momento pudo pensarse que su nombre acabaría por figurar en letras de molde junto al de los directores de orquesta de mayor renombre, Basie, Duke Ellington o Jimmy Lunceford. Desgraciadamente para él, en el año 1943 fue llamado a filas, hecho que significó el fin de su orquesta y el de sus sueños como estrella del jazz.

Su regreso a la vida pública, en los últimos cuarenta, coincidió con la decadencia de las big bands (demasiado caras de mantener y un tanto obsoletas en su propuesta musical) y el nacimiento de un mercado de pequeños conjuntos de rhythm & blues. McShann grabó algunos discos del estilo junto al vocalista Jimmy Witherspoon antes de pasar a un estado de semihibernación que le mantuvo apartado de los grandes escenarios durante buena parte de las dos décadas siguientes. Convertido en una atracción local de segunda categoría, aun así, su música mantenía el vigor y el empuje que eran su marca de identidad.

Semejante estado de cosas duró hasta mediados los sesenta, cuando su nombre fue rescatado del olvido desde Europa. A partir de aquel momento, McShann realizaría numerosas giras y grabaría un buen número de discos en solitario o dirigiendo pequeños conjuntos all stars de músicos veteranos.

En el año 1974 participó en un multitudinario homenaje a Charlie Parker que le trajo a nuestro país (Madrid, teatro Monumental). Seis años más tarde, intervino en el filme documental The last of the blue devils, dedicado a la escena del jazz en Kansas City (no aparece, sin embargo, en Kansas City, de Robert Altman).

Volvió a las pantallas ya en el ocaso de su carrera para actuar en Piano blues, bajo la dirección de Clint Eastwood.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS