Entrevista:DECO | Centrocampista del Barcelona | Fútbol | Mundialito de clubes

"Ganar el título supondría cerrar un círculo"

El nombre de Deco despierta admiración entre sus compañeros y hasta el entrenador, Frank Rij-kaard, se refirió ayer a él en la rueda de prensa que concedió en el estadio Internacional de Yokohama, donde el Barcelona juega hoy contra el América de México. "Es un ganador", le señaló, consciente de la trascendencia de su juego para el equipo. Espectacular casi siempre en el campo, es un tipo comprometido con el grupo. Ayer fue el último en abandonar el vestuario: "Estaba viendo el partido", se excusó, en referencia al Internacional-Al Ahly, que se jugó en Tokio y que el equipo vio por televisión.

Pregunta. ¿Qué significa la posibilidad de conseguir el título?

Respuesta. Se puede interpretar como la idea de cerrar un círculo: Liga, Champions y Campeonato del Mundo. Yo lo veo así. Es la tercera Copa consecutiva. Para un equipo significa mucho y el nuestro la valora en ese sentido.

"Sigo jugando igual. Soy el mismo. Puede que no venda, es cierto. Lo tengo asumido hace tiempo"
Más información
Despertar a tiempo

P. ¿Y para usted?

R. No la tengo. La quiero. Pero el sentido colectivo prevalece. Sabemos que el Barça no la ha ganado nunca y está muy presente esa posibilidad de hacer historia. Por eso estamos aquí para hacer lo que nadie ha hecho.

P. Ni el dream-team. ¿Eso motiva?

R. No. La queremos por el club y por nosotros. Por los que no la lograron, en tanto que son parte de la historia del club, pero no por decir: "Nosotros, sí; vosotros, no". La queremos. Pero no es fácil.

P. ¿Llega en buen momento para ustedes el torneo?

R. Sí, creo que el equipo está maduro. Pero es evidente que tenemos una dificultad añadida a la que ya de por sí plantea el América. No creo que la afición tenga especial pánico a la hora de plantearse una semifinal con el América. Y lo del jet-lag..., ¿qué quiere que le diga? ¿Lo nota usted?

P. Estoy fatal, pero yo no juego. ¿Cómo lo lleva usted?

R. Los hay peores. Estoy preocupado. Si el rival fuera otro, le ganaríamos dormidos, pero el América tiene calidad, es bueno. Sería un error menospreciarle. Es el partido más difícil. Tenemos dos rivales: el jet-lag y el América.

P. ¿Entonces?

R. Si conseguimos llegar a la hora del partido frescos, vamos a por la final.

P. Ronaldinho dice no sentirse favorito. ¿No será que el equipo no anda fino y ganar dos partidos no es fácil?

R. El equipo estaba jugando bien, no es ése el tema. Tenemos confianza, pero el América lleva más días en Japón que nosotros y nuestra adaptación está siendo complicada. Eso juega en nuestra contra. Pero vamos a luchar por superar las dos cosas: el proceso de adaptación y el rival. Y, es verdad, hay que ganar dos partidos. No uno; dos.

P. En los últimos partidos han dado muestras de administrar con exceso su superioridad. Tanto, que se complican la vida.

R. Administrar esfuerzos es propio de un equipo hecho. Yo lo interpreto como un síntoma de madurez. El equipo ha crecido desde que llegué, lee mejor los partidos, ha madurado mucho.

P. ¿Cree eso?

R. Es evidente. Está más curtido que hace tres años y ya no juega tan alocadamente como al principio. Mantiene ciertas constantes, ataca siempre, busca el gol, pero sabe administrarse mejor. Ha crecido y al tiempo han crecido ciertos futbolistas que ahora dan sentido al juego. La prueba es que, cuando llegué, algunos no tenían la presencia que ahora tienen.

P. ¿A quién se refiere?

R. Motta al margen, que se lesionó, están los casos de Valdés e Iniesta, dos jugadores cuya participación en el juego ha crecido mucho últimamente. Ésa es una evidencia de que el Barça ha evolucionado en los últimos tres años.

P. ¿Y usted? En la primera entrevista que concedió a este periódico tras su fichaje avisó: "No soy un jugador mediático".

R. Sigo jugando igual. Soy el mismo. Puede que no venda, es cierto. Lo tengo asumido hace tiempo.

P. Pero se ha ganado el respeto de todos.

R. Una cosa no quita la otra. He sido reconocido por mi juego y me satisface. El Barça me ha dado mucho. Me ha permitido evolucionar. Me ha dado tranquilidad y me ha permitido mantener la alegría de seguir jugando a un máximo nivel. En ese sentido, estoy más que satisfecho. He cumplido mis expectativas. Pero soy ambicioso. Por eso quiero esta Copa.

P. ¿Tiene el Barça más que perder o que ganar en Japón?

R. Está en juego el orgullo de ser el mejor del mundo. Mucho. Eso no se gana con el escudo. Si no, el Barça ya la tendría. Vamos a salir con humildad y esfuerzo a por este título.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS