Reckitt amplía hasta esta tarde el plazo para cerrar un acuerdo pactado

Eleva la indemnización a 62 días y ofrece prejubilaciones con 50 años

La dirección de Reckitt Benckiser, la multinacional británica que cerrará su planta en Güeñes con 193 trabajadores, ha ampliado su ultimátum para cerrar un acuerdo negociado con los sindicatos, que concluía a medianoche de ayer, hasta la una de la tarde de hoy y ha mejorado ligeramente su última propuesta. Ahora ofrece indemnizaciones de 62 días por año trabajado y prejubilaciones a partir de los 50 años, además de recolocaciones del 100% de la plantilla que quede. Las centrales analizaban anoche la propuesta.

Más información
Tres meses de conflicto

El conflicto parece encaminarse a su fin. El periodo de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) concluyó el lunes, aunque las dos partes lo ampliaron por la tardanza en el inicio de los contactos. La dirección había dado como plazo límite la jornada de ayer para debatir lo que calificó como su última propuesta: 60 días de indemnización por año trabajado con un tope de 42 mensualidades y prejubilaciones a partir de los 51 años.

Ambas partes estuvieron reunidas ayer durante cerca de siete horas y la dirección mejoró ligeramente su oferta: 62 días de indemnización con un máximo de 45 mensualidades y prejubilaciones desde los 50 años. Se mantiene la propuesta de recolocación del 100% de la plantilla restante, que rondaría los 140 trabajadores. Reckitt amplió el plazo de respuesta de los empleados otras 13 horas. En caso de no haber aucerdo, remitirá el expediente de regulación inicial, que prevé una indemnización de 20 días por año trabajado, a Empleo, que debe aprobar o no el documento de clausura.

Los sindicatos analizaban ayer esta propuesta. En su primera plataforma, la plantilla exigía una compensación de 100 días por año trabajado, lo que fue considerado "irreal" por la dirección de la multinacional.

Dos proyectos

Un portavoz de la empresa precisó que existen dos proyectos con cerca de 80 empleos que acogerían a los empleados de Güeñes "y hay más dispuestos una vez que se solucione todo este conflicto. Nosotros, en cualquier caso, garantizamos recolocar al 100% de la plantilla que quede tras las prejubilaciones". Reckitt mantiene que las condiciones serán "similares" a las existentes en la fábrica. Las centrales, en cambio, han asegurado que en uno de los proyectos ganarían la mitad de su salario actual y tendrían 50 horas más de jornada anual.

La multinacional llegó a manejar siete proyectos industriales para recolocar a sus trabajadores, pero seis se retiraron tras la demora en las negociaciones. Los sindicatos han querido asegurarse la solvencia de estos plantes y han pedido la intervención de la consejería de Industria, que no ha podido aportar datos de la mayoría de los proyectos.

Las centrales sindicales se reunieron tras su cita con la dirección para estudiar esta última oferta. La preocupación principal es la garantía que ofrecen los proyectos de recolocaciones, para lo que se mantienen contactos con la consejería de Industria, a la que ya se han dirigido las empresas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS