Crítica:DANZA | Erre que Erre
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Pasión sofisticada

La compañía de danza contemporánea Erre que Erre celebra los 10 años de su formación y lo hace presentando en el Mercat de les Flors su último espectáculo, Escupir en el tiempo. Es una pieza estéticamente bella, con un baile fecundo, que reflexiona sobre la soledad de los personajes de la noche. Son esos hombres y mujeres que necesitan todos los elementos de la nocturnidad bulliciosa: baile, bebida, estimulantes y amores fugaces, para no escuchar su silencio interior.

En escena se ve un elegante salón con una puerta, detrás de la cual se celebra una fiesta. El ir y venir de los invitados marcará el ritmo de la obra. Dos hombres y cuatro mujeres son los protagonistas. El juego que se entabla entre ellos crea la atmósfera. Las mujeres son sofisticadas y los hombres, pendencieros. Cada uno de los intérpretes tiene una fuerte personalidad que desarrolla en solitario y en grupo. Los fragmentos en que las cuatro mujeres bailan juntas resultan sugestivos. Serenos o borrachos, cada uno de ellos irá exhibiendo sus miserias a través de un baile sinuoso, donde danza contemporánea y jazz se unen.

Susana Castro, Teresa Navarrete, M. Ángeles G. Angulo, Mario G. Sáez, María M. Cabeza de Vaca y Guillermo Weickert son los refinados invitados de este particular guateque. Su relación pasa veloz del amor al odio, mientras sus indómitos cuerpos se dejan acariciar por la epidérmica música de David Crespo, del grupo Belago, cuyos apasionantes sonidos sumergen al espectador en un mundo de humo y alcohol.

Escupir en el tiempo es una pieza intensa, pero demasiada contenida: la voluptuosidad del tema queda empañada por un gesto demasiado sofisticado. Falta la dosis del desgarro y la sensualidad que emanaba del trabajo anterior, Deberían llover cristales, sin duda uno de los mejores de Erre que Erre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS