LÍNEA DE FONDO | El Barça, en la final del Mundialito de Clubes
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vuelven los resultadistas

El retorno de Fabio Capello ha provocado la reaparición de los llamados resultadistas, una cofradía de simpatizantes cuyo lema es el siguiente: en la alta competición sólo importa el fondo, es decir, el resultado final. Las formas son una entelequia o, en el mejor de los casos, un efecto secundario del que se apropian sistemáticamente los cursis y los cuentistas.

Aunque nunca se han tomado la molestia de explicar sus teorías, conviene reconocer que tienen un punto de razón. Es cierto que perder es fracasar y que en la victoria y la derrota caben emociones cuyo valor se registra en el estado de ánimo. Hay que concederles, además, otro beneficio: si bien algunos equipos, precisamente los más débiles, sólo miden su rendimiento en el marcador, nadie puede reprocharles que acepten cualquier camino y justifiquen cualquier procedimiento para alcanzarlo. Aprovechar alguna ventajilla ocasional, ya sea una jugada de laboratorio o un golpe de suerte, es el derecho indiscutible de quienes carecen de los recursos del campeón.

Más información
El Barça y su gran desafío

Sin embargo, los resultadistas no consideran la cicatería una exigencia del estado de necesidad, sino una herramienta de trabajo. Ocultan además las pruebas que consideran contradictorias; ignoran, por ejemplo, que un equipo, el Barcelona, ha ganado la Liga española y la Liga de Campeones, dos de las competiciones más acreditadas del mundo, apoderándose de la pelota, llevando la iniciativa, ocupando el campo contrario y, por añadidura, divirtiendo a los espectadores. En uno de esos ejercicios de estilo que hacen verdaderamente grande a un club, ha reunido un elenco de futbolistas cuyo distintivo es la brillantez y, en vez de imponer que se limiten a cumplir órdenes, les ha permitido que improvisen y ofrezcan lo mejor de su repertorio. De esta manera convierten el trabajo en una aventura, y cada día ponen a prueba sus propios límites: llenan el Camp Nou, dejan para el archivo media docena de jugadas del año, logran la más alta diferencia de goles y, mientras Valdés consigue el Premio Ricardo Zamora, Eto'o se lleva de tacón el Trofeo Pichichi. Encabezan todas las clasificaciones y merecen todos los elogios de la crítica internacional.

Para los resultadistas, el Barcelona es, mal que nos pese, el equipo que nunca existió. En cuanto el chusquero de moda engancha tres victorias consecutivas, se reafirman, nos venden el encanto de bostezar y vuelven a insistir en que sólo hay dos tipos de juego: uno feo, pero práctico, y otro vistoso, pero inútil.

Olvidan que el deporte de alta competición es únicamente un espectáculo, y que un espectáculo puede ser cualquier cosa, salvo aburrido.

Pensándolo bien, quizá merezcan que se lo entreguemos sin condiciones. El aburrimiento, para el que lo trabaja.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS