El 50% de las máquinas no podrá funcionar

El 1 de enero, muchos fumadores tendrán que deambular de bar en bar para comprar tabaco. La mitad de las 200.000 máquinas de tabaco que hay en España deberán apagarse ese día en cumplimiento de la ley Antitabaco. La norma daba un plazo de 12 meses para que los dueños instalasen en las máquinas unos dispositivos para que los menores que no las puedan usar. Cumplido el pazo, sólo la mitad de los bares lo ha hecho, según fuentes del sector.

El Gobierno estableció que la máquina debía estar bloqueada a no ser que un camarero la activase mediante un mando a distancia si alguien quería comprar. Así, el dueño del bar será responsable si un menor compra tabaco en la máquina.

El director de mercadotecnia de Azkoyen, José María López, afirmó que "poco más de la mitad de las máquinas están adaptadas". En España existen entre 170.000 y 230.000 máquinas (no existe ningún registro oficial). "El sistema consiste en un mando a distancia que mediante una radiofrecuencia pone en marcha la máquina. Si un cliente llega y echa una moneda sin pasar por la barra, la máquina está apagada y devuelve el dinero", según López. En reposo la máquina mostrará un mensaje indicando que está bloqueada.

El dispositivo cuesta unos 200 euros en una ciudad grande (en un pueblo aumenta el precio por el desplazamiento) y según Azkoyen, una de las grandes empresas del sector. En las últimas semanas los instaladores no dan abasto. "Llevamos haciendo una campaña desde septiembre en los bares pero en las últimas semanas se han acelerado los pedidos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS