EL NUEVO CONSUMO TECNOLÓGICO

La industria busca el eslabón perdido entre Internet y el televisor

Ya hay varios aparatos que descargan los contenidos de la Red en una pantalla de televisión, pero casi siempre sólo son válidos para una marca

Conceptualmente, la conexión de Internet y el televisor es muy sencilla. Se trata de poner en el hogar un servidor que actúe de puente entre la señal de banda ancha y la gran pantalla de televisión, y que acepte señales de imagen y sonido de otras fuentes, como DVD normales o de alta definición, juegos y algún contenido educativo, dentro de un entorno cableado o inalámbrico. Este eslabón perdido, como lo calificó Bill Gates, presidente de Microsoft, en la conferencia inaugural de la feria, empieza a estar disponible en varios formatos, aunque distan de ser universales; es decir, que valgan para cualquier marca de televisor; al contrario sólo vale para la misma marca del conector.

Algunas propuestas utilizan proveedores de cable de pago o sistemas propietarios, como la solución interactiva promovida por Samsung y Cox Communications. Lo mismo ocurre con el módulo de Sony para ver vídeos de Internet en los televisores Bravia de la misma compañía, que estará disponible a partir de primavera.

También el AppleTV permite reproducir en un televisor contenidos de Internet, pero sólo los almacenados en iTunes.

John Chambers, presidente ejecutivo de Cisco, se explayó largamente sobre el futuro del "hogar electrónico", pero la solución actual que aportaba era el disco duro de red NAS200, similar a los de otros fabricantes.

El clásico PC de sobremesa, de momento, es la solución más tangible y abierta que existe para enlazar Internet con el televisor. Un ejemplo es el ordenador TP1 de Sony, de forma cilíndrica y que se coloca al lado del televisor sin daño a la vista.

Alta definición real

La madre del cordero es el televisor. Tanto es así que las presentaciones de las grandes marcas en la feria estaban dedicadas casi exclusivamente a los nuevos televisores, obviamente planos y cuanto más grandes mejor.

Se tiende a la alta definición real, también llamada Full HD o 1080p, con resolución de panel de 1.080 por 1.920 puntos.

Sharp mostró un televisor LCD de 108 pulgadas de diagonal y aparatos a la venta de 80 pulgadas. Habrá distintas gamas, incluido un modelo para juegos de 42, 46 y 52 pulgadas.

Panasonic basará su oferta de televisores de plasma en la alta definición real de 50, 58 y 65 pulgadas.

Samsung iluminará sus paneles LCD con diodos LED para conseguir una luz más diáfana y consumir menos electricidad. Philips promueve la venta de televisores planos con los lados iluminados según el color predominante en la pantalla.

Hitachi presentó un televisor de plasma de 50 pulgadas que costará menos de 2.500 euros. Su resolución no será ni HD Ready ni Full HD, sino intermedia, de 1.080 por 1.280 píxeles.

En paralelo a la mejora general de los niveles de contraste, color, brillo, ángulo de visión y rapidez de respuesta de los paneles de plasma y LCD, se ha producido también un gran avance en el proceso de la imagen para que se vea bien en tamaños grandes aunque la señal sea muy pobre. Esto significa que los modelos de este año son mejores que los correspondientes de 2006.

Los precios seguirán bajando, aunque menos que el año pasado, que lo hicieron del orden del 40%. Hay que tener en cuenta, además, que se promueve un tamaño superior, con lo que el ideal de los fabricantes es que el precio sea el mismo. Tampoco variará el precio, sea la pantalla de plasma o LCD.

La omnipresencia del televisor en la feria de Las Vegas.
La omnipresencia del televisor en la feria de Las Vegas.LLUÍS ALONSO

LG, árbitro de la pugna por los nuevos DVD

Los dos formatos de lectores de discos ópticos de alta definición, Blu-ray y HD-DVD, siguen a la greña. Una solución salomónica es la de LG, con un reproductor que lee los dos dicos. Vale 1.200 dólares, frente a los 1.000 que cuesta el lector Blu-ray P-1000 de Samsung o los 500 dólares del lector HD-DVD A2 de Toshiba.

Warner anunció en CES que sacará discos que por una cara son HD-DVD y por la otra Blu-ray. Hasta ahora, Warner había decidido sacar la misma película en Blu-ray y HD-DVD, en dos discos separados y vendidos independientemente.

La oferta de lectores de DVD de alta densidad aumenta. Samsung presentó el P-1200, que lee discos Blu-ray en calidad master, a 1080p. Mientras, Toshiba ha sacado un modelo intermedio por 600 dólares en Estados Unidos, el A20, con lectura a 1080p.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS