CC OO denuncia la pérdida de fondos estatales y europeos

Sifre reclama mayor inversión para cambiar el modelo productivo

Joan Sifre, secretario general de CC OO, hizo un severo repaso ayer a la gestión económica reciente del Consell así como a las incongruencias que recogen los presupuestos de 2007. Por un lado, Sifre denunció la pérdida de fondos finalistas procedentes del Estado y destinados a la formación de trabajadores de los sectores del calzado y del textil "porque no se han gastado". Por otro, reveló la renuncia del Consell a beneficiarse de fondos europeos destinados a subvencionar parte de las inversiones en "infraestructuras sociales" porque "no quieren retratarse".

Los presupuestos de la Generalitat para 2007, según CC OO, "desmantelan" ciertos programas del Servicio Valenciano de Empleo destinados a reorientar la vida profesional de trabajadores de cierta edad; externalizan servicios públicos; no dotan los capítulos de Territorio y Vivienda con "el peso suficiente para contrarrestar al mercado" y mejorar la calidad de vida; y, en cambio, suprimen los impuestos sobre sucesiones y donaciones.

Sifre denunció expresamente "la renuncia" del Consell a beneficiarse de una de las líneas europeas dirigidas a las regiones que han dejado de ser Objetivo 1 pero se consideran en el estadio denominado phasing in. Para esas regiones, la Comisión Europea dispone de fondos para subvencionar en parte las inversiones en infraestructuras sociales, pero el Consell, según Sifre, ha dejado de solicitar ninguna subvención a Bruselas. "Sin embargo, reclaman fondos al Estado para pagar las obras del Hospital de La Fe", deslizó Sifre. "La falta de coordinación entre administraciones resulta lamentable", añadió, "y la trifulca no es más que una cortina de humo".

"Los probos liberales que siempre han reclamado cuentas al Estado resultan ser los menos transparentes en materia de gasto", señaló Sifre, "pero cuando se reclama corresponsabilidad en materia de ingresos hay que asumir la misma corresponsabilidad en materia de gastos".

El máximo responsable de CC OO arremetió por igual contra la Administración central y la autonómica al denunciar la falta de fondos públicos "para acometer cambios del modelo industrial" valenciano, un modelo manufacturero que todavía sustenta sus posibilidades de competir sobre los "bajos costes salariales". De hecho, la mejora de la productividad en la Comunidad Valenciana avanza por debajo de la media nacional mientras que el capital privado apuesta por la inversión residencial.

Y sentenció: "La competitividad no se recupera fácilmente, no hay vacíos en el mercado internacional, cuando hay un hueco, alguien lo ocupa".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS