Convergència ata su relación con Unió Mallorquina y rompe con el PSM

Unió Mallorquina (UM), grupo aliado al PP de Baleares y ex sostén del Gobierno de izquierdas, es la pareja política con la que estrecha relaciones Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) mientras que se distancia del Partit Socialista de Mallorca (PSM). Éste partido por su nacionalismo catalanista -patriótico y cultural- ha sido socio habitual de CDC y participante en su lista electoral para la Unión Europea, merced a las operaciones alentadas por Jordi Pujol y el fenecido Pere Esteve.

Unió Mallorquina, que se integró en el Partido Reformista con Miquel Roca y sobrevivió a la zozobra, desearía estar en la misma lista que Convergència para el Parlamento Europeo. Este 2007, el 28 de enero, en Alcúdia, Mallorca, el secretario general de CDC, Felip Puig, participó en un acto de UM, un hecho inédito. En la presentación de la candidatura del alcalde local, Miquel Ferrer Puig, dejó clara la opción: "es muy importante estar unidos y UM es y será la casa común del mallorquinismo".

"Las relaciones son fantásticas", detalló ayer un portavoz de la líder de UM, Maria Antònia Munar, que trabaja sus contactos con Artur Mas y en especial con Josep Antoni Duran Lleida. El cambio de pareja de CDC hacia la derecha se anticipó en el congreso del PSM, en otoño de 2006, cuando el partido decidió aliarse electoralmente a Esquerra Unida-Els Verds para formar el Bloc per Mallorca. En el acto de clausura, en Palma, Felip Puig, ofició el adiós: "según cuál sea la deriva, en según qué aspectos y escenarios nos podremos volver a encontrar".

La Fundación Trias Fargas de Convergència propició esta semana un debate en Barcelona sobre nacionalismo en Mallorca al que asistieron portavoces del PSM y de UM.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS