El Gobierno estudia si anula su propia ley de petardos en Fallas

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, anunció ayer que el Ejecutivo está estudiando la manera de responder al órdago de insumisión planteado por el Ayuntamiento de Valencia respecto al Reglamento de Explosivos, que prohíbe, desde el pasado cuatro de febrero, la compra y uso de petardos por parte de menores de 12 años. El consistorio de Rita Barberá anunció que se saltará la ley y planteó su propia solución: dejar que los niños accedan a los peligrosos juegos pirotécnicos si tienen una autorización de un mayor de edad. El saldo desde 2001 a 2005 es de 30 niños heridos graves por el uso de los petardos.

A escasos días de que se celebren las Fallas, el reglamento de petardos no es el único problema que tiene que lidiar el ayuntamiento. Cerca de 50 vecinos de la calle de Sueca protestaron ayer con el ruido de sus cacerolas contra los abusos, que a su juicio, comete año tras año la falla Sueca-Literato Azorín. Bajo el grito de "Fallas sí, abusos no", enumeraron los problemas que sufren durante prácticamente un mes. La protesta acabó en una convocatoria para el próximo 9 de marzo en la calle de Dénia, número 80, para sopesar si toman medidas legales contra los abusos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS