La Xunta abre la vía judicial contra Foz para que anule las licencias

El Ayuntamiento desoye el plazo ofrecido por Política Territorial

La Consellería de Política Territorial ha reaccionado al desafío del Ayuntamiento de Foz con el anuncio de acciones judiciales. El alcalde focense, José María García Rivera, del PSOE, descartó anular las licencias supuestamente irregulares para 1.350 viviendas. Concluido ayer el plazo, el departamento que dirige María José Caride anunció la interposición de un recurso contencioso-administrativo.

La Consellería de Política Territorial propondrá al Consello de la Xunta que interponga un recurso contencioso-administrativo contra la desestimación por el ayuntamiento lucense de Foz de la petición de que anule las licencias. Ayer expiraba el plazo que la Xunta le había concedido al gobierno municipal para que invalidara 40 solicitudes de licencias municipales para construir 1.350 viviendas, ya que su concesión "infringe el ordenamiento jurídico vigente", según el departamento autonómico.

La Xunta concedió el pasado 11 de enero al ayuntamiento un plazo de un mes para que procediera a la anulación, sin que Política Territorial tenga constancia de que se cumpliera el requerimiento. El Gobierno gallego carece de competencias para anular unas licencias que considera ilegales, por lo que María José Caride tomó la decisión de proponer el recurso a la vía contencioso-administrativa, del que se harán cargo los servicios jurídicos de la Xunta.

La insistencia del Ejecutivo gallego en anular las licencias se basa en que su aprobación se produjo después de que el pleno municipal acordara la suspensión cautelar de licencias, con el objetivo de iniciar los trámites para la redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Municipal. Las licencias objeto de la controversia tampoco cuentan con el informe jurídico que, en este caso, "resultaba determinante", según Política Territorial, para advertir a la Junta de Gobierno de Foz de que el acuerdo plenario adoptado por el pleno cinco días antes, el de la suspensión de licencias, impedía conceder los nuevos permisos de obra.

Normas subsidiarias

El requerimiento formulado por Política Territorial recoge que la Junta de Gobierno en la que se aprobaron las licencias se celebró el 29 de marzo, cinco días después de que el pleno acordara la suspensión de licencias de parcelación de terrenos, edificación y demolición en el ámbito del suelo urbano clasificado en la villa de Foz por las normas subsidiarias de planeamiento municipal, así como las licencias de parcelación en los núcleos rurales.

La suspensión del otorgamiento de licencias que realiza un ayuntamiento con el objeto de iniciar la tramitación de un nuevo Plan General, como en el caso de Foz, tiene efectos sobre todas las peticiones formuladas con anterioridad, salvo que hubiesen sido presentadas al menos tres meses antes de la publicación de la suspensión, según recuerda la Consellería de Política Territorial en un comunicado publicado ayer.

El cumplimiento del plazo sin que se anularan las licencias no sorprendió en la Xunta, puesto que el alcalde García Rivera ya había adelantado en las últimas semanas su intención de seguir adelante con los permisos de obra. El regidor municipal contaba además con el respaldo del partido, después de que amenazara con abandonar el PSOE y encabezar una lista independiente en las próximas elecciones municipales.

"Si me dicen de la dirección del partido que no puedo presentarme a la reelección por este enfrentamiento, Rivera monta una candidatura independiente en cinco minutos", declaró en enero. Al día siguiente, el secretario de Organización del PSdeG, Ricardo Varela, ratificó a Rivera como candidato y declaró que no ha cometido "ninguna ilegalidad". También el número dos del PSOE, José Blanco, salió en su defensa. Caride, en cambio, mantuvo su advertencia de recurrir al contencioso-administrativo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS