El plan antimisiles de Bush traslada de nuevo a Europa el pulso entre Rusia y EE UU

Europa vuelve a ser el escenario del pulso entre EE UU y Rusia, como ocurría en los años ochenta por la llamada crisis de los euromisiles. Polonia y la República Checa han aceptado ya la instalación en su territorio de sistemas integrantes del escudo antimisiles norteamericano, y la iniciativa ha desatado la cólera del presidente ruso, Vladímir Putin, que amenaza como represalia con volver a desplegar nuevos misiles en un intento de reequilibrar la situación.

Más información
Escudos y chuzos

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS