Reportaje:

Copasa depura su futuro

La constructora gallega compra el 55% de la alemana Passavant

El agua, su tratamiento, es el nuevo maná para Copasa. La pequeña entre las grandes constructoras gallegas, cuya facturación se ha movido en el último ejercicio en sintonía con las obras del AVE, vuelve a dar un salto en su estrategia de futuro con la adquisición de la mayoría del capital social de la filial española del grupo alemán Bilfinger Berger Unwelttechnik (BBU), especialista en la producción e instalación de sistemas de tratamiento de aguas contaminadas.

La compañía facturó 400 millones de euros el año pasado, en su mayoría procedentes de la realización de varios tramos del AVE

La constructora gallega Copasa ha pagado cinco millones de euros por el 55% de Passavant España, la filial española de Bilfinger Berger Unwelttechnik (BBU), el gigante alemán en producción e instalación de sistemas de tratamiento de aguas contaminadas. El objetivo de Copasa es disponer de patentes y tecnología propia para ganar el mayor número de concursos en España y Portugal para construir depuradoras, potabilizadoras y plantas de tratamiento de fangos domésticos e industriales.

Con el endurecimiento de las normas medioambientales de la Comisión Europea, se calcula que en los próximos cuatro años habrá que instalar en la península Ibérica unas 30.000 nuevas estaciones depuradoras de aguas residuales. Copasa quiere ser el líder de ese mercado.

La más pequeña de las 12 principales constructoras gallegas facturó 400 millones de euros el año pasado, en su mayoría en construcción de tramos del tren de alta velocidad AVE. Copasa se metió en el tren como ahora lo hace en las depuradoras. En 2005, con toda la red del AVE a punto de contratación, Copasa compró Luso Galaica de Traviesas y consiguió introducirse en todos los tramos del AVE que se construyen en España, aunque su contrato más grande fue el conseguido en Barcelona.

"El tamaño no importa. Lo que nos interesan son los negocios en los que seamos nosotros los que pongamos la gestión y el conocimiento", explica José Luis Suárez Gutiérrez, presidente, consejero delegado y principal accionista de Copasa. Suárez es un leonés, procedente profesionalmente de la antigua Agroman, que creó hace 21 años en Ourense Copasa.

Expansión internacional

En Galicia es la empresa que más concursos gana, lo que le permite ser la constructora de cabecera del Puerto Exterior de A Coruña, de la Ciudad de la Cultura de Santiago o de las principales autopistas y autovías que se construyen en esa comunidad.

"Ahora", explica el presidente de Copasa, "ya tenemos el 70% de nuestro negocio fuera de Galicia, y lo que estamos haciendo es introducirnos en México, Polonio y otros países, porque tenemos claro que el mercado nacional no nos va a asegurar el nivel de actividad". La estrategia le está dando resultado. Con 761 empleados, Copasa está creciendo a un ritmo medio del 20%.

Passavant, con sede en la Zona Franca de Barcelona, ya ha instalado 4.000 depuradoras en España. Pero la matriz alemana BBU, como Copasa, quiere más. La multinacional se da por satisfecha con suministrar los elementos de las plantas, cobrar por sus patentes y quedarse el 45% del negocio a cambio de ir de la mano de la constructora gallega a los concursos públicos. El primer concurso está al caer. Se trata de la construcción de una nueva depuradora en Vigo, por importe de unos 220 millones de euros, con la que el Gobierno español quiere evitar la primera multa europea impuesta por contaminación de una ría.

Copasa ya disponía de una división de depuradoras, con la que ingresaba unos 90 millones de euros anuales. Al negocio de la construcción, Copasa suma dos plantas de producción de asfaltos y betunes (Provigasa), una filial de concesiones de basuras y aguas (Geseco) y LGT, la citada filial de producción de traviesas para el tendido de trenes de alta velocidad.

En los últimos años, el grupo orensano también se ha introducido en el negocio inmobiliario, tanto en España como en Latinoamérica y Europa del Este.

Un emisario de la depuradora de agua del Besos.
Un emisario de la depuradora de agua del Besos.CARLES RIBAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS