Reportaje:

Un sorteo muy exigente

Tottenham, Bayer y Benfica, rivales de Sevilla, Osasuna y Espanyol en la Copa de la UEFA

Se aclaró ayer en Glasgow el camino de los ocho aspirantes a alcanzar la final de la Copa de la UEFA. El sorteo ha sido un tanto agridulce con el Espanyol y Osasuna al tiempo que le ha sacado la lengua al Sevilla, actual campeón que busca revalidar el título para igualar la marca del Real Madrid en 1986. El Espanyol tendrá el factor campo en contra ahora y, si pasa, en las semifinales ante el vencedor del AZ-Werder Bremen. El Sevilla jugaría la vuelta de las semifinales en casa contra el ganador del Osasuna-Bayer Leverkusen.

- Sevilla-Tottenham. No le ha sonreído la fortuna al Sevilla, que pierde el factor campo y debe batirse con el Tottenham, equipo vertical que apenas realiza transiciones. Bien cubierta la portería por el internacional Robinson, la salida de balón corre a cargo de Dawson, líder nato que posee un desplazamiento largo notable. En la segunda línea prima el físico, donde Zokora y Jenas se fajan en tareas de recuperación para entregar el balón a los hombres avanzados. Aunque amenaza siempre con las llegadas desde atrás de Lennon y Malbranque, lo mejor del Tottenham es la delantera, donde no cabía el sevillista Kanouté y donde figuran cuatro arietes de tremenda clase: el todoterreno Defoe; el habilidoso Berbatov; el definidor Mido; y el oportunista Keane. Irregular en la Premier, los Spurs se han mostrado intratables en Europa. La afición, que vio cómo el Arsenal le quitó la participación en la Champions por un pelo en el curso anterior, encuentra su ilusión en la UEFA. Se volcará en White Hart Lane, escenario de la vuelta. Tiene una Recopa (1963) y dos Copas de la UEFA (1972, 1984). "No hemos tenido suerte pero no tememos a nadie", dijo Juande Ramos, entrenador del Sevilla.

- Espanyol-Benfica. No le importa tanto el factor campo al Espanyol, que no llena Montjuïc y que juega con gusto cuando cede parte de la iniciativa para salir al contragolpe. A la sombra del Oporto, el Benfica, histórico por haber conquistado la Copa de Europa ante el Barça y el Madrid (1961 y 1962), está lejos de sus años dorados. Cuenta, sin embargo, con un once tan expresivo como intimidatorio. El internacional Quim cobija las redes y Nelson y Leo son carrileros de vocación ofensiva mientras Luisão pone orden en la zaga. En medio destaca el organizador Petit, siempre flanqueado por los griegos Karagounis y Katsouranis, y las actuaciones esporádicas de Rui Costa. Por el costado brilla Simão y como enganche actúa Miccoli, falso delantero de una técnica y visión soberbia. Nuno Gomes remata la faena en la punta de ataque. "Debemos disfrutar la eliminatoria ante un histórico", convino Ernesto Valverde, entrenador blanquiazul.

- Bayer Leverkusen-Osasuna. El equipo alemán sigue recomponiéndose después de perder en 2002 la Copa de Europa a manos del Madrid y de la sucesiva espantada de jugadores al Bayern. Caso de Lucio o de Ballack. Osasuna tiene a favor el factor campo ante un conjunto que aspira a alcanzar los puestos de la UEFA en la Bundesliga. Basado en lo físico, el Leverkusen, que ya ganó la UEFA en 1988, se define por su columna vertebral: Adler, bajo palos, es la sorpresa grata del ejercicio, una vez ha sustituido a Butt; Juan manda en la zaga con solvencia pero suele regalar huecos en su ímpetu por sumarse al ataque; el veterano Schneider y Kiessling se encargan de barrer en la medular; y los complementarios Barnetta y Voronin, ponen el gol. "Ellos son favoritos pero no renunciamos a nada", aseguró ayer Ziganda, técnico rojillo.

- AZ Alkmaar-Werder Bremen. Se le tiene al Werder, que ya le disputó la clasificación de la Liga de Campeones al Barça, como el favorito al título junto con el Sevilla. Diego, media punta de gran clase, se ha acoplado al estilo vertical y de toque que practica el equipo alemán. En el AZ holandés, entrenado por Van Gaal, destaca la puntería de Koevermans y Arvelazde.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS